All for Joomla All for Webmasters
21
Dom, Oct

La Fuerza Aérea de EEUU modernizó su mayor bomba no nuclear, señala Anthony Capaccio en su artículo para Bloomberg. Se trata de la bomba de aviación antibúnker GBU-57 (Massive Ordenance Penetrator, MOP), cuya masa es de 13.6 toneladas, y que potencialmente podría usarse contra Corea del Norte.

La Flota de Estados Unidos está más cerca de tener entre su arsenal la nueva versión del misil antibuque Harpoon Block II+ después de que la Marina completase con éxito un vuelo de prueba con el misil en un caza F/A-18.

En medio de continuas señales de un aumento significativo en la investigación y desarrollo hipersónico de EE. UU., Boeing ha revelado los primeros detalles de un diseño de vehículo demostrador reutilizable capaz de volar a mas de Mach 5 que podría allanar el camino para un futuro avión de ataque y reconocimiento de alta velocidad, un genuino heredero del Blackbird.

El máximo comandante estadounidense para Medio Oriente quiere un ejército afgano más agresivo que presione a los talibanes y otros insurgentes durante los meses normalmente más tranquilos del invierno en Afganistán, y luego pase rápidamente a la ofensiva en la primavera. Todo es parte de un plan que Estados Unidos espera que cambie el curso de una guerra que ahora ingresa en su año decimoséptimo.

El general Joseph Votel, del Comando Central de Estados Unidos, dijo que una afluencia de nuevos entrenadores estadounidenses puede ayudar a intensificar la lucha. Van a estar operando con unidades afganas, más cerca de la línea del frente y con mayor riesgo, pero Votel dijo que los comandantes estadounidenses garantizarán que las fuerzas estadounidenses y aliadas tengan la protección adecuada.

El objetivo es lograr que el ejército afgano avance en su campaña militar más pronto que tarde.

Estados Unidos quiere “centrarse en las operaciones ofensivas y buscaremos un gran esfuerzo para obtener la iniciativa muy rápidamente a medida que entramos en la temporada de lucha”, dijo Votel en una entrevista reciente con The Associated Press.

Las fuerzas afganas deben “mantener la presión sobre todo el tiempo y trabajar para ganar la mano lo más rápido que podamos”. Para que a medida que avanzamos en la próxima temporada de lucha podamos construir sobre la iniciativa “, dijo.

La estrategia de la administración Trump en Afganistán otorga a los militares de EEUU, una mayor autoridad para lanzar ataques ofensivos contra un Talibán resistente y un afiliado Estado islámico emergente. El plan, anunciado en agosto, fue diseñado para revertir un estancamiento en la guerra más larga de Estados Unidos. Elimina específicamente el plan programado de la administración Obama para retirar las fuerzas estadounidenses, pero no incluye cambios drásticos en un enfoque que no ha logrado estabilizar al país o eliminar a los grupos extremistas que operan desde el territorio afgano.

03/01/17
Zona-militar.com

Más artículos...