All for Joomla All for Webmasters
17
Jue, Ago

Brasil dirá adiós al portaaviones São Paulo en tres años

Brazil

Después de varios intentos de recuperar la capacidad operativa del portaaviones São Paulo de la Marina de Brasil, el Almirantazgo ha decidido que el programa de modernización requeriría una alta inversión financiera, contendrá incertidumbres técnicas e implicará un largo período de terminación y decisiones derivadas de la desmovilización del medio, que se llevará a cabo durante los próximos tres años.

Un programa de obtención de un nuevo conjunto de portaaviones más aeronaves ocupará el tercer puesto entre las prioridades de adquisiciones de la Marina, justo después del Prosub/programa nuclear y del programa de construcción de las corbetas clase Tamandaré.

El coste de adquisición de este nuevo binomio será sustancialmente menor que el de modernización del portaaviones São Paulo y de la obtención de nuevas aeronaves compatibles con dicho buque, ya que las aeronaves AF-1 deberían estar en el final de su vida útil cuando el São Paulo terminase su modernización.

El São Paulo fue incorporado a la Marina en 2000, a partir de una compra de oportunidad de la Marina Nacional de Francia, con el propósito de sustituir el antiguo portaaviones Minas Gerais, en términos de vida útil, y permitir una evolución de las operaciones aéreas embarcadas con el empleo de los aviones de ala fija y propulsión a chorro A-4 Skyhawk.

A-4 Skyhawk

A pesar de contar con 37 años de servicio activo en el momento de la adquisición, el buque ha cumplido bien su misión en los primeros años de actividad en la escuadra brasileña, posibilitando a la Marina la adquisición de los conocimientos necesarios para operar aeronaves embarcadas de alto rendimiento.

Desafortunadamente, los estudios de viabilidad del programa indican un largo período para su realización, unos diez años, además de las incertidumbres técnicas y los altos costes.

Hasta que la Marina reciba un nuevo portaaviones, la capacidad para llevar a cabo las operaciones de guerra naval con el empleo de aviación de ala fija, obtenida a costa de grandes inversiones y un intenso entrenamiento de los pilotos en el país y en el extranjero, será mantenida a partir de la Base Aérea Naval y de otras instalaciones de tierra y también por medio de entrenamientos con marinas aliadas.

Una decisión práctica

La decisión de la desmovilización del portaaviones Sao Paulo, aunque sorprendente, muestra el pragmatismo del Almirantazgo en relación a priorizar los programas más necesarios, como se cita en el documento de la Marina de Brasil Órdenes de anuncios y noticias (Bono) Nº 143, 15 de febrero de 2017 -Desmovilización del portaaviones São Paulo.

De hecho, sería inviable la ejecución de tantos programas en paralelo por el Arsenal de la Marina de Río de Janeiro y demás instalaciones y astilleros utilizados por la Marina de Brasil.

Todavía queda esclarecer el destino de las aeronaves AF-1 Falcão. En recientes declaraciones del ComForAer se advirtió de que el programa de modernización afectaría solo a nueve aviones, tres biplazas y seis monoplazas.

En base a lo que se publica en el Bono, la Marina de Brasil logró mantener su aviación naval de ala fija, al menos con respecto a los aviones A-4.

La formación en la Marina de EEUU permitirá que la Aviación Naval consolide otros programas de adquisición y reforma de material mientras se aguarda por nuevas inversiones.

Todavía no se sabe el estado de la reforma de las aeronaves COD en los Estados Unidos previstas para operar en el portaaviones Sao Paulo. (Roberto Caiafa / INFO DEFENSA)

21/02/2017

Nuestromar.com