All for Joomla All for Webmasters
25
Lun, Sep

El Buque Almirante Irizar vuelve luego de 10 años de inactividad

Argentina

El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el ministro de Defensa, Julio Martínez, recibieron al rompehielos ARA Almirante Irizar, que realizó con éxito su primera navegación de ajuste luego de haber sido sometido a reparaciones tras el incendio que en 2007 lo dejó inactivo durante a diez años.

El recibimiento se llevó a cabo el día 28 de Abril a las 12.30 en el Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR), dependiente del Ministerio de Defensa, que está situado en la dársena norte del puerto, donde funcionan los astilleros Tandanor y Almirante Storni.

Tras recorrer las principales dependencias del buque, el presidente Macri expresó: "Es una alegría participar en la bienvenida del rompehielos Irízar. Hace más de una década que tenemos fuera de servicio esta nave insignia de nuestro programa antártico y esto representa mucho de lo que está pasando hoy en el país".

Luego de ratificar su compromiso con el programa antártico, el primer mandatario valoró "la capacidad de trabajo de los argentinos" y expresó: "Juntos coordinamos un buen trabajo como fue reparar y recuperar este rompehielos".

Por su parte, Martínez sostuvo que la navegación realizada por el Almirante Irízar desde el pasado martes hasta hoy "era una prueba crucial", ya que "era muy importante que esto saliera bien y que pudiera navegar con propulsión propia y probar todos los sistemas".

"Quiero reconocer el trabajo del personal y de las autoridades de Tandanor como así también de los distintos proveedores y personal de la Armada, que trabajó para que esto se dé", destacó el ministro, quien dijo que confía en que "se pueda contar con el buque en los próximos meses".

Luego de diez años de inactividad, el rompehielos zarpó el martes último del CINAR tras ser sometido a un proceso de reconstrucción y modernización que se inició en 2010.

El buque llevó a cabo una navegación de prueba durante la cual el personal del astillero Tandanor, junto con la tripulación del rompehielos, llevó adelante verificaciones y ajustes de sistemas, equipos y motores de propulsión para evaluar su respuesta ante las diferentes exigencias.

El comandante del Almirante Irízar, capitán de fragata Maximiliano Mangiaterra, destacó: "Después de diez años de inactividad el buque afortunadamente vuelve a sumar singladuras y millas en su derrotero y lo hace en una navegación tan importante como es la del ajuste de la planta propulsora luego del proyecto de reparación y modernización".

"Han sido cuatro días de intensa actividad por parte de la tripulación y de todo el personal embarcado, de ingenieros y técnicos de Tandanor y de las empresas contratistas que, sin medir esfuerzos, trabajaron día y noche sobre todos los sistemas, equipos y componentes para que el Irizar pueda hoy volver a navegar y esté cumpliendo una exitosa etapa con resultados realmente satisfactorios", enfatizó el capitán.

Mangiaterra, quien cumplió funciones a bordo del Almirante Irizar el año del incendio, valoró esta nueva oportunidad: "Es un buque en el que he realizado otras campañas antárticas, así que volver a verlo en actividad y con esta modernización es una satisfacción muy grande además de un orgullo personal poder ser el comandante en esta nueva etapa".

A su turno, el jefe de pruebas del Proyecto Irizar de Tandanor, Jose Luis Pérez Varela, quien tuvo a su cargo la verificación general de todo el sistema, explicó: "Esta es la primera navegación del buque, durante la cual se hizo un ajuste de toda la planta propulsora, de todas aquellas operaciones de máquina que no se pueden hacer en puerto".

"Hemos cumplido la primera etapa de estas pruebas en forma muy satisfactoria. El buque navegó por medios propios y entró a puerto por medios propios, ahora sólo falta continuar con los ajustes de la planta en el mar para darle la total potencia", agregó.

La navegación llevada a cabo es un paso fundamental en el proceso de las Pruebas de Aceptación de Puerto (H.A.T. –Harbour Acceptance Test), de Mar (S:A:T. – Sea Acceptance Test) y de Hielo, que permitirá al Almirante Irízar obtener la certificación final de DNV.

Tras la reconstrucción y modernización a la que fue sometido, el Almirante Irizar se convirtió en un rompehielos único en el hemisferio sur, ya que incorporó tecnología de última generación, duplicó su capacidad de transporte de gas oíl antártico (G:O:A.) e incrementó en un 600 por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica.
Este trabajo en los talleres del CINAR es uno de los hitos más importantes en la historia de la industria naval argentina, ya que se trata de una obra sumamente compleja y de alta tecnología que prácticamente no tiene antecedentes en el mundo y que es inédita en el cono sur.
Además del comandante del rompehielos, estuvieron a bordo del Almirante Irízar el segundo comandante capitán de corbeta Sebastián Alejandro Musa; el comandante Naval Antártico, capitán de navío Pablo Fal; el jefe del Proyecto Rompehielos, capitán de navío Víctor Ortiz, y el gerente del Proyecto Irízar de Tandanor, ingeniero naval Raúl Ramis, entre técnicos y personal de Tandanor y de las distintas empresas contratistas.

A la espera de su arribo en el muelle, estuvo también presente el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srurm y el jefe del Estado Mayor Conjunto, General Bari del Valle Sosa; y el presidente de Tandanor, Jorge Daniel Arosa, entre otras autoridades civiles y militares.

PRINCIPALES MEJORAS

Motores y generadores: Se cambió la totalidad de la planta propulsora y generadora.

Personal Embarcado: Se aumentó la cantidad de personal embarcado de 245 a 313 plazas.

Laboratorios: Se aumentó el área dedicada a laboratorios de investigación de 74 a 415 m².

Habitabilidad y Servicios: La ampliación de la capacidad para transportar pasajeros implica, además, el incremento de casi un 20 por ciento en la adecuación de todos los servicios. Además se reconstruyó en su totalidad la habitabilidad del barco, que ofrece nuevas comodidades.

Automatización total de los Sistemas del buque: Se automatizaron desde la sala de máquinas y puente hasta los sistemas de emergencia y control de incendios, con tecnología de última generación, a la par de los rompehielos más modernos del mundo.

Sistema Eléctrico de Propulsión: Cambio de todo el sistema eléctrico de media tensión de corriente contínua a corriente alterna, en consonancia con el estándar para este tipo de barco.
Combustible Antártico, Agua y Basura: Se amplió la capacidad de transporte de combustible antártico de 350 a 650 m3. En cumplimiento con las normativas de DNV, MARPOL y del Tratado Antártico, se adecuaron los sistemas de agua potable, agua caliente, tratamiento de aguas servidas y residuos de acuerdo a las pautas de protección ambiental.

Seguridad: En resguardo de la seguridad de las personas y de acuerdo a las reglamentaciones vigentes, el buque tendrá una dotación de botes salvavidas para la totalidad del personal a bordo y balsas salvavidas para el 25 por ciento del personal embarcado.

Fuente: Ministerio de Defensa Argentino

30/04/17

DEFENSA SUR