All for Joomla All for Webmasters
19
Mar, Sep

Sorpresa en la designación del nuevo gobernador en las Islas Malvinas

Argentina

El Reino Unido ha nombrado nuevo gobernador en Malvinas. También actuará como Comisionado de las Georgias del Sur, Sándwich del Sur y la isla Aurora. Se trata del representante ilegítimo número 14 en las Islas desde 1982.

Lo llamativo es que la designación de Nigel Philips rompa la tradición de que dicha función la cumpla un diplomático de carrera. Es una de las pocas veces que la Cancillería británica ubica a un militar en una de las dependencias coloniales que Londres denomina como de ultramar, que definen como pertenecientes a la Corona, y que no forman parte integrante del Reino Unido. Diez de esos territorios se encuentra en la lista del Comité Especial de Descolonización de Naciones Unidas. Ninguno tiene representación parlamentaria en Westminster.

Los gobernadores de ultramar, como representantes de la Corona, se ocupan principalmente de la seguridad, el vínculo entre los territorios y la metrópoli, las relaciones exteriores y asuntos de comercio. También disuelven las legislaturas y actúan para hacer cumplir las leyes. Dependiendo del nivel de poder asignado, suelen ser simbólicos o tener mayor relevancia. Desde la reforma constitucional de 2009, el Gobernador de Malvinas aumentó las facultades reconocidas en la primera Constitución de 1985. Hoy, según el Capítulo II (artículos 23 a 25), tiene la capacidad de actuar en contra de la opinión del Consejo Ejecutivo de las Islas invocando razones de buen gobierno o algún tipo de perjuicio a los asuntos externos, defensa, seguridad interna, administración de justicia, cargos y servicios públicos.
Sorpresa en la designación del nuevo gobernador en las Islas Malvinas

El tiempo dirá si los antecedentes militares del nuevo Gobernador es un paso adicional en las atribuciones extraordinarias reconocidas en la Constitución de 2009 que, en combinación con los poderes del gobierno central, conforman una clara situación de dependencia total propia de los territorios no autónomos del artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, conocidos como colonias. Habrá que ver también si el carácter militar del flamante gobernador incide en la obligación constitucional de consultar con el comandante de las fuerzas británicas en materia de defensa.

Resulta desilusionante que el Foreign Office haya abandonado la tradición de que la función recaiga en un diplomático aun cuando ese factor no haya ayudado, en las últimas décadas, a generar en el Consejo Ejecutivo de las Islas un clima de mayor acercamiento con la Argentina. Lamentablemente la tarea que desempeñó Colin Roberts desde el 2014 fue poco constructiva. En alguna medida, la estadía en Malvinas deja los mismos sinsabores del paso como Comisionado en el Índico, del territorio británico Antártico o en el puesto diplomático en Gibraltar.

Es de esperar que el próximo enviado de Londres en Malvinas, pese a los antecedentes, pueda mostrar mejores dotes para fomentar en las Islas una atmósfera más entusiasta y positiva. Es hora que se inicie una acción de mayor distensión y de levantamiento de zonas de exclusión, en particular las de pesca. También, que se deje atrás el militarismo desproporcionado que ha caracterizado la presencia británica en el Atlántico Sur desde 1982, al establecer la mayor base militar permanente al sur del paralelo 50 y que no guarda justificación alguna con el comportamiento argentino.

Sin embargo, de las expresiones públicas del gobierno británico, existen pocos elementos para el optimismo. Es probable que la nueva designación siga siendo una muestra más de la melancolía británica "en el más oscuro suburbio del Imperio", según las expresiones de Joseph Chamberlain al principio del siglo XX, al hacer referencia a los territorios británicos de ultramar.

10/09/17
Clarin.com