All for Joomla All for Webmasters
17
Mar, Oct

El rompehielos ARA Almirante Irízar zarpó del CINAR para realizar las últimas pruebas de verificación de sistemas y equipos, en el mar

Argentina

El rompehielos ARA Almirante Irízar zarpó del Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR), situado en la Costanera Sur, para realizar las últimas pruebas de verificación de sistemas y equipos, en el mar, de cara a la próxima Campaña Antártica que llevará adelante el Ministerio de Defensa.

"Es una enorme satisfacción poner al rompehielos Irízar de nuevo en marcha", expresó el ministro de Defensa, Oscar Aguad, tras despedir a la tripulación y al personal de Tandanor embarcado, que realizará las pruebas tras el proceso de reconstrucción y modernización al que fue sometido el buque tras el incendio que sufrió en 2007, que lo dejó diez años inactivo.

"Todo este tiempo sin navegar fue un tiempo que perdió la Argentina, sumado a los costos altísimos que significó abastecer la Antártida por otros medios. Así que ver al Irízar partir hoy hacia su prueba final es una gran satisfacción porque este barco ha sido reconstruido y puesto en condiciones en un astillero propiedad del Estado Nacional y con trabajadores argentinos, todo un orgullo", afirmó Aguad.

"Esta es la última prueba del Irízar. Ahora estará navegando, si todo sale bien, casi un mes. Se dirigirá a Ushuaia, donde incorporará más gente y, desde ahí, va a hacer las pruebas de hielo que necesita para estar en condiciones de zarpar a fin de año", explicó el titular de la cartera Defensa, quien estuvo acompañado por el jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, y la secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata.

El ministro recordó que "ya se hicieron pruebas exitosas, con los inconvenientes lógicos de poner en marcha un buque de esta magnitud, para que pueda navegar en las condiciones más extremas al sur del continente".

El irízar luego de ser sometido a este proceso de reconstrucción "es un barco mejor de lo que era, ya que incorporó tecnología de última generación e incrementó en un seiscientos por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica, entre muchas otras modernizaciones", agregó.

"Es un barco mejor, pero perdimos mucho tiempo. Esperamos que estas pruebas salgan muy bien, que regrese dentro de un mes y que a fin de año esté partiendo a la Antártida y surcando los mares del sur de nuestro continente", concluyó Aguad.

El Irízar cuenta con una capacidad de alojamiento total para 313 tripulantes, de los cuales 111 son para la dotación del buque y el resto para personal del Grupo Aeronaval Embarcado, del Estado Mayor del Comando Naval Antártico, personal en tránsito y científicos.

El buque, además de ser un factor importante en la logística de las campañas antárticas, desarrollará actividades científicas, ya que tras su modernización cuenta con 13 gabinetes científicos en los que se pueden realizar tareas de glaceología, meteorología, química, microbiología, biología marina y oceanografía, lo que implica integrar a la tripulación unas 50 plazas extras destinadas a profesionales afines a la investigación.

Fuente: Ministerio de Defensa Argentino

02/10/17

DEFENSA SUR