All for Joomla All for Webmasters
23
Jue, Nov

La Defensa en Argentina, con nuevas amenazas pero sin respaldo de equipamiento ni estrategia

Argentina

A mitad de término del mandato del Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, la República Argentina avanza con insuficientes adquisiciones de equipo militar ni realiza un tratamiento integral de su estrategia, por ende, no aborda seriamente su política de defensa.

A partir de lo que se entiende como una victoria de la coalición Cambiemos en las elecciones legislativas de medio término, la administración Macri redobla la presión interna para producir resultados y dejar la impronta propia de eficiencia en el Estado. Esto ha provocado muchas reacciones de adhesión como rechazo entre los propios funcionarios, inclusive en la reducción de ministerios, secretarias y direcciones. Sin embargo, al mismo tiempo objetado por la creación de nueva burocracia junto con la contratación de funcionarios y empleados afines en contraste con el proceso de contención del déficit fiscal.

Nuevamente los fantasmas de reducción de unidades, inclusive la unificación a bases conjuntas de las fuerzas o relocalización de las mismas estarían en la mesa de discusión.

En este marco de reforma, el Presidente Macri declaró la necesidad de adecuar a las Fuerzas Armadas en estos momentos a la respuesta a amenazas transnacionales, con énfasis en el narcotráfico y el terrorismo internacional. Algo hasta ahora encarado exclusivamente por las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia. El ministro Aguad profundizo esta expresión planteando un cambio de paradigma con foco en el control de los recursos naturales así como la ciberguerra a comparación con el paradigma tradicional de las FF.AA. como herramienta política y para el combate entre estados. Sin embargo la inversión en informática del Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto por su falta de potencia corresponde más a la actualización a estándares comerciales o corporativos vigentes que a esfuerzos de infraestructura IT para proveer capacidades de ciberdefensa y seguridad.

También con la expresión y el proyecto oficial de establecimiento de comandos conjuntos bajo la órbita del Estado Mayor Conjunto (EMCO), lo que haría al Teniente General VGM Bari del Valle Sosa, la nueva figura fuerte de la Defensa.

Este planteo realmente no es original ni innovador, ya que se ajusta a lo que también ya se había comentado desde la administración CFK incluso con la firma de acuerdos bilaterales entre la Argentina y los Estados Unidos por el combate al terrorismo.

Claro ejemplo del alineamiento político que se mantiene por estas cuestiones con EE.UU. incluso luego del cambio de un gobierno a otro con antecedentes de batallas dialécticas y rechazos públicos de alto nivel pero que mantenía una tendencia al reconocimiento de estos paradigmas de la misma manera que buena parte del resto de América del Sur.

Terrorismo

El combate al terrorismo es uno de los más complejos escenarios, con el reciente atentado en la ciudad de Nueva York donde fallecieron cinco ciudadanos argentinos, muchas voces se alzan apelando una respuesta concreta sea militar o de las agencias de inteligencia argentinas contra sus perpetradores. El atacante declaro haber planificado esto durante meses y lo atribuyo a acciones en simpatía con la organización del Estado Islámico (IS).

De la misma forma, en el programa televisivo de Mirtha Legrand, una actriz se expresó con un cierto grado de consentimiento a estas acciones terroristas como consecuencia de la presencia global de los Estados Unidos y su economía. Esta no es una voz aislada sino que en muchos casos representa la opinión (compartida o no) de un hecho que en este momento nos afecta como nación y por ende, pueda definir la política a partir de una percepción popular y no populista del estadismo de parte de la administración Macri. Durante el mes de Mayo con los desfiles militares y las expresiones negativas de los mismos y hacia las FF.AA. de parte de figuras y personajes de la vida pública argentina.

El país no puede hacer oídos sordos a la amenaza del terrorismo, si bien debe concienzudamente discutir su postura frente al mismo. Habiendo sufrido dos ataques en el año 1992 y 1994 en la Ciudad de Buenos Aires, los cuales apuntarían a participación del gobierno de la República Islámica de Irán y aún no han sido resueltos ni concretamente avanzado sobre la investigación sino todo lo contrario esto no es una tarea menor.

Algunas creencias sostienen que los mismos corresponden a actos de venganza por la presencia de tropas argentinas en Medio Oriente durante y luego de la operación “Desert Storm” y “Desert Shield” luego de la invasión a Kuwait de parte de Irak en el año 1991. De la misma manera que también se sostiene que en el realismo político, gracias a la presencia argentina en Medio Oriente se tuvo el respaldo político necesario para poder ingresar al G20 y sus distintos beneficios, sean protocolares o económicos.

El Estado Islámico se ha expresado inclusive contra y que atacaran la próxima Copa Mundial de Futbol a realizarse el año que viene en la Federación Rusa y personalmente contra Lionel Messi, figura de la selección argentina de futbol.

Defensa Aérea y reequipamiento

En un mes, se realizara en la Ciudad de Buenos Aires el Foro de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Por lo pronto se están tomando medidas en la registración de quienes deban concurrir al barrio de Puerto Madero entre el día 10 y 14 de Diciembre de 2017, junto con distintos entrenamientos y ensayos para el paraguas de seguridad aéreo, fluvial y terrestre de este encuentro de relevancia mundial. El Foro de la OMC marca el inicio de un año muy cargado de compromisos internacionales con el encuentro de líderes del Grupo de 20 naciones (G20) al centro de la atención unos pocos meses después.

Más allá de que la reconstrucción del poder militar no podría compensar las falencias estratégicas y sus consecuencias en la Defensa, el estado ha hecho poco y nada para acortar la brecha tecnológica regional. Solo por dar un ejemplo afectado a estos intereses de corto plazo, la Argentina estaría interesada en el alquiler con opción a compra de los misiles de defensa aérea de corto alcance suecos RBS-70 para contribuir en el paraguas defensivo aéreo de estas reuniones, Brasil en su lugar directamente los adquirió.

Vale destacar que hasta el año 2016 hubo negociaciones muy avanzadas para un número importante de estos sistemas misilisticos para la Armada, Ejército y Fuerza Aérea, una inoportuna objeción del representante de esta última echo por tierra todo el proceso de negociación hasta ese momento, sea por la contundencia del mismo o como la excusa necesaria para justificar la falta de voluntad y acción de parte del ejecutivo al respecto.

No es de extrañar este tipo de actitudes, sabiendo la más reciente incorporación de los aviones entrenadores T-6C Texan II que se encuentran volando de manera reducida por falta de insumos y repuestos. La Fuerza Aérea Argentina se hizo cargo de los gastos por estas cuatro aeronaves iniciales de doce a incorporar y no ha recibido las partidas correspondientes desde el Ministerio de Defensa o la Secretaria de Hacienda para regularizar su estado financiero. Esto ha comprometido directamente el pago de los kits de actualización de los aviones de transporte C-130 “Hércules” y el dinero necesario para la entrega de los cuatro helicópteros Bell 412EP de nueva manufactura, listos para su traslado.

La defensa aérea enfocada principalmente en tráfico aéreo irregular (TAI) o posible secuestro de aeronaves comerciales recaerá en los pocos disponibles cazabombarderos A-4Ar con serias limitaciones de disponibilidad y en los entrenadores avanzados IA-63 “Pampa”. De los tres IA-63 “Pampa” de nueva manufactura que la FAA debería haber recibido durante 2017, posiblemente solo se reciba uno de ellos.

A todo esto, si bien algunas versiones desde el extranjero sostienen que durante el año 2018 se concretaría la compra de los cazabombarderos ligeros coreanos FA-50, los cuales de ser asi no podrían ser empleados a tiempo para brindar la capacidad de intercepción supersónica perdida dos años atrás al momento de la desprogramación de los aviones Mirage de la Fuerza Aerea Argentina.

Por lo pronto no contamos con capacidad de intercepción supersónica y de la subsónica con la que contamos, tiene varias penalizaciones por lo que también se ha solicitado de ser necesaria la asistencia de la Fuerza Aérea Uruguaya durante estos encuentros internacionales.

Sin embargo, de haber contado con el poder militar necesario solamente se habría compensado parcialmente las falencias estratégicas. Esto es claro en la falta de avance en las directivas estratégicas nacionales, de la misma manera siquiera en el planteo de la confección de un nuevo libro blanco de la defensa, un documento reconocido internacionalmente con los lineamientos nacionales en la materia.

La combinación entre la falta de consistente voluntad y compromiso político junto con lo marginal de las capacidades militares existentes se demuestra en la caída de los acuerdos y negociaciones internacionales sostenido en los últimos dos años lo que también hace a la pérdida de credibilidad del país en el reconocimiento nacional en el mundo y la propia falta de capacidad de disuasión.

By Federico Luna -

03/11/17
Zona-militar.com