All for Joomla All for Webmasters
18
Lun, Dic

Se remató el primer avión espía argentino por menos del costo de un auto

Argentina

Según reveló el periodista Diego Cabot en el programa Terapia de Noticias , "el primero de noviembre se vendieron en El Palomar cuatro aviones que desde el 2006 estaban discontinuos". Entre estas aeronaves se encuentra el primer avión espía argentino: un Boeing -modelo 707/387c y matriculado como VR-21- del que nunca se supo en qué misiones participó.

"Es uno de los secretos mejor guardado de la Fuerza Aérea Argentina", explicó el periodista de LA NACION, quien enfatizó el hecho de que este organismo nunca revelara qué operaciones realizaba con este avión.

Pese a ser una aeronave histórica, se vendió a tan solo $ 200.000. Cabot comparó esta cifra con los costos que tiene comprar un ciclomotor y destacó que este remate -realizado por el Banco Ciudad- no arroja casi ganancias por los altos costos que tiene sacar al avión de El Palomar.
Resultado de imagen para VR-21
Esta fue la primera aeronave equipada con un Sistema de Inteligencia de Emisiones y, en 1992, formó parte del primer Grupo de Guerra Electrónica de Argentina. Además, en 1997, volvió a Israel donde se lo hizo a nuevo. Cabot relató: "En el 2005 quedó parado en El Palomar. En aquel entonces, salía 5 millones de dólares volver a ponerlo en operaciones pero nunca apareció el dinero, el avión quedó tirado y en el 2006 lo discontinuaron".

Sumado a lo anterior, el periodista aclaró que, si bien permaneció inactivo y no se realizó esa inversión la Argentina no hubo ninguna aeronave que lo suplantara, "hasta ahora que están equipando un avión pequeño".

Para él, la decisión de vender cuatro aviones que, en actividad, reportaban a Aerolíneas Argentinas y a la Fuerza Aérea y que estaban, desde hace más de 10 años, fuera de la flota, es consecuencia de la necesidad de "despejar" El Palomar para la posible construcción de un aeropuerto low cost.

Tres de estos "gigantes del aire" fueron adquiridos por una empresa norteamericana dedicada a instrumental y repuestos de aeronaves y, el restante (un Boeing 707 387B) fue comprado por un particular argentino.