All for Joomla All for Webmasters
21
Dom, Oct

La transición del Ejército argentino por uno más liviano con menos cuarteles

Foto gentileza: Misiones Online

Argentina

En una nota dada a conocer este 25 de julio por el diario La Nación, el ministro de Defensa Oscar Aguad hacía las siguientes declaraciones: “Muchos cuarteles se van a cerrar y muchos de los materiales que le pertenecen a las Fuerzas Armadas se van a vender”.

Las declaraciones del ministro son afines con su idea acerca de la necesidad de reestructurar las Fuerzas Armadas por medio de una transición que implique transformar al ejército y llevarlo hacia uno “más liviano”. Las razones para realizar esta transformación serían, en principio, dos. La primera tiene que ver con el hecho de que para Aguad, “ya no hay mas tanques y cañones. Se terminó, eso era en la guerra de un estado contra otro estado, de un ejército contra otro”. La segunda razón obedece al hecho de que la nueva tecnología que llegaría al país sería más eficiente, pero también más barata.

En relación con el tema, algunos medios del interior como, Misiones Online, reflejan que, como consecuencia de este nuevo ordenamiento, se procedería a la “creación de unidades conjuntas entre el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea y medidas que implican el cierre de algunos cuarteles.”

Cabe destacar que el plan de re estructuración surge también en el contexto de un ajuste económico. De hecho, una de las últimas noticias sobre el tema es que para 2019 se prevé que el personal de las Fuerzas Armadas pierda hasta $3700 millones que disponían para acceder a créditos personales e hipotecarios. A lo anterior se le suma el hecho de que, según lo que indica el medio, El cronista, el presupuesto de la Fuerza para el año próximo será de un 16% menos en términos reales.

En este escenario, es necesario también tener en cuenta de que en muchos momentos las Fuerzas Armadas han sido una variable de ajuste. Basta tan solo con dar una mirada al documento “Detalle de reducción del gasto en la jurisdicción Defensa, contribución de la jurisdicción Defensa al esfuerzo fiscal”, que fue aprobado en marzo de 2017. A esto hay que añadir que desde el 2001 en adelante, el presupuesto destinado al sector ha sido siempre inferior al 1,2% del PBI, siendo el pico más bajo en 2008 cuando se destinó un 0,7%.

La situación planteada nos invita a pensar si la eliminación de los cuarteles se trata de una estrategia, o si bien forma parte de un ciclo continuo que busca disminuir el presupuesto destinado al sector.

En ocasiones se ha planteado que, “el ahorro servirá para optimizar recursos”, restará por verse si efectivamente sucede de esta manera. Como reflexión, si queremos lograr tener unas Fuerzas Armadas adaptadas a las necesidades que plantea nuestro siglo, también es necesario clarificar el lugar que queremos darle al área.

Por Melanie Michailoff

22/09/18

zona-militar.com