All for Joomla All for Webmasters
24
Mié, May

Honduras y sus alternativas en aviones a reacción

Honduras

Además de los muy conocidos Súper Mystere "Sandbat" B2 y los Northrop F-5 "Tiger", la Fuerza Aérea de Honduras (FAH) ha volado distintos tipos de aeronaves de combate. Honduras adquirió los primeros aparatos a reacción en 1970: 6 aviones F-86K de los que cuatro operarían en primera línea hasta 1980 (dos nunca fueron operacionales).

Estos fueron reforzados por 10 aparatos CL-13B Mk4 (F-86E), que llegaban en 1976 desde Yugoslavia, y que estarían estacionados en la Base Aérea Coronel Armando Escalón Espinal (AEE) en la ciudad de San Pedro de Sula, al norte del país, formando el "Primer Grupo de Combate".

Los A-37B comienzan a llegar en 1974 y los nuevos directamente desde el fabricante Cessna. A estos le siguen dos entregas de seis máquinas cada una en 1981 y 1982, totalizando así 18 unidades usadas, que recibirían los numerales FAH 1001 al 1018, y todas en calidad de donación bajo el MAP. De ellos se mantienen diez fuselajes reparables, pero solo unos tres operacionales. El gran problema de repararlos es que no existen componentes, pues la mayoría de naciones recibirían el A-37B en calidad de donación, por lo que sus repuestos tienen grandes restricciones.

Las bodegas de los 44 que algún día operaron con Chile han pasado a El Salvador, mientras que las bodegas de los 8 algún día operados por la Republica Dominicana se retienen en los almacenes y pasan a ser inútiles. Corea del Sur aparentemente adquirió 20 máquinas en 1976, y de ellas 8 fueron donadas al Perú. Tailandia fue otro recipiente de las naves, llegando a contar con 20 unidades. No hay datos de esas bodegas.

Se construyeron un total de 577 aeronaves, entregándose 254 de ellas a lo que era Vietnam del Sur. Escaparían 92 máquinas a la caída de ese país, siendo capturados 95 de ellos por Vietnam del Norte. Los últimos en ser operados por la USAF pertenecían al Escuadrón 24 de Apoyo Táctico Aéreo y algunos de ellos serían utilizados contra puntos fuertes en Panamá en 1989. Actualmente, El Salvador ha pasado a ser el mayor operador del A-37B, con 16 operacionales. La Fuerza Aérea de Colombia (FAC) opera 13 de los 32 recibidos, que ha modificado y parcialmente modernizado para que porten bombas de precisión GBU-12 Payeway II. Ecuador todavía lista cuatro en funciones, de 28 recibidos, pero que programa transferir a otro país dentro de poco. Guatemala retiene dos en vuelo, de 13 recibidos, mientras que Perú mantiene unos 18 funcionales de 53 recibidos desde EEUU y 8 de Corea del Sur. Uruguay retiene 3, de 11 recibidos, y espera recibir partes y equipos desde Ecuador.

La FAH ha declarado una urgente necesidad de reparar los A-37B, y quizás si pudiera desistir de gastar sus energías y escasos fondos en la reparación de los F-5E, podría considerar la transformación de los 10 fuselajes disponibles a la variante A-37C Dragonhawk que dice ofrecer la TF Hawk Inc. La conversión ofrece el cambio de los dos motores GE J85-GE-17-A por modelos sin especificar, lo que vuelve el asunto dudoso, si bien según la compañía le permite mantener su armamento, de una ametralladora 7,62-mm GAU-2B/A Mini-Gun y hasta 2.268 kg (5.000 lb) de bombas, y cohetes en 8 puntos duros.

Se le agregan otras mejoras, como un FLIR, Garmin GNS-530A GPS, corazas de PolyArmor, y el fuselaje se pone a cero horas. Claro que ello necesitaría de otra inversión millonaria, quizás de hasta los 3 millones por fuselaje. Honduras retiene buenos lazos militares con Colombia y Brasil, pero de ellos, solo el primero tiene experiencia en los A-37B, lo que no quita que Embraer pueda hacer algo por esas máquinas. Idealmente, Honduras buscaría una solución similar a aquella efectuada con Chile por El Salvador, el problema es: ¿Dónde?, ¿con quién? ¿tal vez Cessna podría ayudar? .

Honduras también ordenó 12 C-101 en contratación directa con la entones CASA (hoy Airbus Defence and Space) en enero de 1982 y los dos primeros aviones llegaron el 25 de mayo de 1984 (FAH 235 y 236), y otro par (FAH 237 y 238) en junio de aquel año. La orden, sin embargo, fue congelada con la llegada de los dos últimos, según algunos por intervención de EEUU, dejando solo cuatro naves en manos de la FAH. Sería una maquina excelente y polivalente, pero con números tan escasos que sus operaciones serían eventualmente costosas. Sin embargo funcionarían como aviones de entrenamiento avanzado y como interceptores ligeros antinarcóticos de largo radio de acción, y precisamente uno de ellos se apunta una avioneta derribada con su cañón de 30mm.

Los cuatro se reportan fuera de operaciones en el 2014. Nos atrevemos a decir que este modelo sería una mejor apuesta que los A-37B, pues no solo son más modernos que los Dragonfly, sino que un buen número de ellos, y sus partes, podrían obtenerse de los excesos españoles y eventualmente de los excesos chilenos. (JMAH)

 

Fotografías:
·A-37B de la FAH
·A-37B de Corea del Sur
·C-101 de la FAH

 

01/09/14

Defensa.com