All for Joomla All for Webmasters
18
Lun, Nov

Rusia desplegó más tropas en Siria para frenar avanzada de Turquía sobre los kurdos

Siria

El ejército ruso movilizó sus fuerzas para ocupar el vacío que dejó el repliegue de EEUU. Los kurdos sirios se vieron obligados a descuidar la seguridad de los campos de detenidos del EI.

Rusia desplegó este martes tropas en el norte de Siria, en un movimiento para evitar que las tropas sirias y las turcas se enfrenten directamente mientras crecen las tensiones dentro de la OTAN por el desafío de Turquía, miembro de la alianza, a la condena de sus socios. El presidente turco, Recep Erdogan, negó aplicar un alto el fuego.

En el séptimo día de invasión turca en Siria y tras ocho años de guerra en el país árabe, las alianzas vuelven a modificarse a la vez que se rediseña el mapa de un territorio clave en la batalla energética.

Rusia movilizó sus fuerzas para ocupar el vacío que quedó con la salida de las tropas de Estados Unidos, antiguas aliadas de los kurdos sirios en su batalla contra el grupo radical Estado Islámico (EI), en el noreste de Siria.

Los kurdos sirios, que para defenderse de Turquía se vieron obligados a descuidar la seguridad de los campos de detenidos del EI en el noreste del país, pidieron ayuda al presidente sirio, Bashar al Assad, aliado de Moscú.

El ministerio de Defensa de Rusia informó que sus tropas estaban custodiando las líneas de frente de la ciudad de Manbij, antiguamente ocupada por Estados Unidos, para evitar que los soldados turcos y los sirios se enfrenten.

"Nadie está interesado" en posibles combates entre las tropas del gobierno sirio y las fuerzas turcas, dijo el enviado de Rusia a Siria, Alexander Lavrentyev, en declaraciones a las agencias de noticias estatales rusas.

"Rusia no lo va a permitir", aseguró Lavrentyev, y confirmó que la semana pasada líderes kurdos mantuvieron conversaciones con representantes del gobierno sirio en una base militar rusa.

Sin embargo, los combates estallaron cerca de Manbij, una ciudad que Turquía siempre ha querido arrebatarle a los kurdos.

Un soldado turco murió y otros ocho resultaron heridos en un ataque con mortero, informó el ministerio de Defensa de Turquía y agregó que en un ataque de represalia "neutralizó" a unos 15 combatientes kurdos.

Más al este, los combatientes kurdos lucharon a los largo de la frontera en un intento por recuperar el control de la ciudad de Ras al-Ayn, que fue ocupada por Turquía días atrás.

La cadena de noticias CNN informó que esta madrugada hubo fuertes bombardeos turcos contra objetivos en los alrededores de Ras al Ayn.

En este marco, Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció este martes que suspendió la mayoría de sus actividades en el noreste de Siria y evacuó a su personal extranjero porque la situación "extremadamente volátil" en la región.

"Con gran pesar, MSF ha tomado la difícil decisión de suspender la mayoría de sus actividades y evacuar a su personal internacional del noreste de Siria. No podemos seguir operando en la zona hasta que tengamos la aceptación y la garantía de todas las partes del conflicto de que podemos trabajar de forma segura", informó el coordinador de emergencias para Siria, Robert Onus, en un comunicado.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que los combatientes kurdos habían recuperado el control de la ciudad, aunque los medios turcos dijeron que continuaban los combates y que el ejército estaba repeliendo los intentos kurdos por infiltrarse en Ras al Ayn.

Mientras Rusia y Siria pelean junto a los kurdos, Estados Unidos intenta frenar la invasión turca amenazando con sanciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció sanciones contra Turquía y pidió que detenga la ofensiva y declare un alto el fuego al tiempo que la Unión Europea (UE) puso en marcha un mecanismo para ampliar un embargo de armas contra su impopular aliado.

Washington también envió al vicepresidente, Mike Pence, y al asesor de Seguridad Nacional, Robert O'Brien, a negociar con Ankara un acuerdo para promover un alto el fuego que ponga fin a las operaciones militares de Turquía contra las milicias kurdas en el norte de Siria.

"Mike se está preparando para un gran viaje. Se va mañana", dijo hoy Trump, quien agregó que Washington "pide un alto el fuego".

Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró este martes que "no es posible" un alto el fuego en Siria hasta que la milicia sirio-kurda evacue la zona fronteriza, según el canal turco NTV citado por Al Jazeera.

"Nos dicen 'declarad un alto el fuego'. Nunca podremos declarar un alto el fuego", dijo Erdogan a los periodistas en un vuelo de regreso de Azerbaiyán, seis días después de que Ankara lanzase una ofensiva para alejar de su frontera a las Unidades de Protección Popular (YPG), principal milicia kurda de Siria.

Erdogan hizo un llamado a la comunidad internacional para que apoye sus esfuerzos para crear una "zona segura" de reasentamiento para millones de refugiados sirios árabes en el noreste de Siria, lo que cambiaría la composición demográfica de la zona en detrimento de los kurdos.

Turquía invadió el norte de Siria para controlar la zona fronteriza y expulsar a los combatientes kurdos, a los que considera aliados de la milicia y minoría turca en su propio territorio.

El movimiento obligó a los kurdos a aliarse con Al Assad, a riesgo de perder el autogobierno que rige en esa región siria desde que -al comienzo de la guerra en Siria, al calor de la Primavera Árabe- Damasco se vio obligado a movilizar a sus tropas para luchar contra los rebeldes en otras zonas estratégicas del país.

15/10/19

Ambito.com