All for Joomla All for Webmasters
18
Mié, Sep

La Marina de los EEUU soluciona el problema de propulsión en su portaaviones USS Gerald R- Ford pero otros inconvenientes aún persisten

Estados Unidos

Se ha solucionado el problema de la planta de propulsión en el USS Gerald R- Ford, el primero de una nueva clase de super portaaviones para la Marina de los Estados Unidos. Sin embargo, aún persisten algunos problemas. Para empezar, el nuevo portaaviones se encuentra muy por encima de su presupuesto, está retrasado en su entrega y aún persisten problemas en su desarrollo.

 

Los problemas con el sistema de propulsión del portaaviones aparecieron por primera vez en enero del año pasado durante las pruebas en el mar. Se identificó como un «defecto de fabricación». Los problemas se notaron nuevamente en mayo, sólo tres días después de que el barco zarpó para pruebas y evaluación, lo que lo obligó a regresar a su puerto de origen temprano.

Según, James Geurts, jefe de adquisiciones de la Marina, el programa requerirá de otros tres meses más para tratar los problemas con su planta de energía nuclear, los elevadores de armas y otras áreas no especificadas.

La Marina dijo que «los problemas de propulsión de Ford no estaban relacionados con los reactores nucleares en sí mismos, sino que los problemas residían en los componentes mecánicos asociados al convertir el vapor creado por la planta nuclear en tornillos giratorios que impulsan el barco a través del agua».

Si bien la finalización del trabajo en la planta de energía de Ford hace que el barco esté más cerca de regresar al mar, el portaaviones todavía tiene problemas con una pieza crítica de nueva tecnología: los elevadores de armas avanzadas. Los ascensores son necesarios para el movimiento de municiones a la cubierta de vuelo, el aumento de las tasas de salida de aviones y una mayor letalidad, pero se espera que solo unos pocos de los ascensores funcionen para cuando el barco regrese a la flota este otoño.

Los legisladores en el Congreso de los EEUU manifestaron su frustración sobre cómo la Marina está llevando el programa del nuevo portaaviones Clase Ford. «El barco fue aceptado por la Armada incompleto, casi dos años tarde, dos mil quinientos millones de dólares por encima del presupuesto, y nueve de las once armas aún no funcionan con costos que continúan creciendo«, dijo el senador Jim Inhofe, el republicano que preside el Comité de Servicios Armados del Senado, a fines del mes pasado.

«El Ford fue otorgado a un solo contratista», al que se le pidió que incorporara tecnologías sin madurar «que casi nunca habían sido probadas, y que nunca se habían integrado en un barco, como un nuevo radar, catapulta, equipo de detención y los elevadores de armas. La Marina firmó este contrato sin comprender el riesgo técnico, el costo o los problemas de entrega».

La Armada ha estado luchando por incorporar nuevas tecnologías en el barco, pero el servicio insiste en que está progresando con las catapultas y el equipo de detención utilizado para lanzar y recuperar aviones, sistemas que inicialmente tenían problemas. Los ascensores son actualmente el mayor obstáculo.

«Como primer barco de su clase, se esperaban algunos problemas», dijo la Marina en su reciente declaración sobre la finalización del trabajo relevante en el sistema de propulsión de Ford.

13/08/19
Zona-militar.com