All for Joomla All for Webmasters
14
Mié, Abr

Pandemia impacta fuertemente en el Programa Fragata Tamandaré

Brazil

La pandemia de coronavirus, que ha matado a más de 300.000 brasileños, está teniendo un fuerte impacto en el Programa Fragata Clase Tamandaré (PFCT), uno de los principales proyectos de modernización de la flota militar brasileña. Y eso fue lo que hizo que la Marina arrojara un velo de silencio sobre el proyecto.

Según un oficial de reserva que siguió de cerca la elección del Consorcio “Águas Azuis” para la renovación de parte de la Fuerza de Superficie del Escuadrón, tanto el plazo original establecido en 2018 para la construcción de los cuatro buques requeridos por la Armada - 2024 a 2028 - en cuanto a la suposición de que la unidad “head-to-head” - que se llamará “Tamandaré” - podría estar disponible para el sector operativo en 2025, no pasa hoy - el peor momento de transmisión del virus en Brasil -, desactualizado datos.

Y, lo que es peor: datos, o previsiones, cuya revisión es prácticamente imposible, debido a dos factores: la incapacidad de los funcionarios y especialistas del gobierno para fijar plazos para la mejora de los indicadores de salud y, sobre todo, la imposibilidad de asegurar que el Se mantendrán los recursos necesarios para el proyecto, estimados actualmente en alrededor de R $ 9,56 mil millones.

A principios de marzo, un ex comandante de la Armada le confió a este columnista, por teléfono: "Escuché que hay una contingencia [ de recursos ] allá afuera".

Maqueta de la fragata clase Tamandaré

Horario original de las fragatas clase Tamandaré

El Almirante Escuadrón José Augusto Vieira da Cunha de Menezes (Director General de Material Naval), en una conferencia en el canal Naval Club en YouTube en octubre de 2020 predijo que el primer corte de chapa fragata Tamandaré ocurrirá en marzo de 2022.

La incertidumbre sobre la disponibilidad de escoltas modernas (y operativas) a mediados de la presente década, capaces de garantizar desde operaciones rutinarias de patrullaje en el Atlántico Sur hasta misiones más específicas y de cooperación internacional, miembros retornados del Estado Mayor, y a sectores. de los departamentos de Gestión de Materiales y Programas de la Armada, la preocupación por identificar medios de segunda mano a punto de ser desactivados, pero aún útiles.

“MB trabaja con la posibilidad de obtener escoltas para la compra de una oportunidad”, confirmó a la Potencia Naval una fuente del área de Gestión de Programas. "Los barcos deben estar en buen estado y con precios de adquisición, operación y mantenimiento que no afecten a los demás programas de metilbromuro en curso", agregó.

“Además, los barcos deben operar en MB durante al menos 15 años.

“MB trabaja con la hipótesis de obtener escorts para la compra de una oportunidad”

En cuanto al origen de estas escoltas, la Fuerza no hace distinciones. Pueden venir de Canadá, Reino Unido, Holanda, Italia, Corea del Sur, Japón... Todo depende de las condiciones que mencioné antes ”, concluye el funcionario.

Por ahora, todo el refuerzo con el que puede contar el Escuadrón se reduce a la fragata “Defensora”, de la clase Niterói - en reparaciones desde 2010 (!) -, y al patrullero “Maracanã”, de la clase Macaé, que está siendo finalizado en el Arsenal de la Armada de Río de Janeiro.

Durante la administración del Almirante Eduardo Leal Ferreira al frente del Comando de la Armada (febrero de 2015 a enero de 2019), la Armada de Corea del Sur puso a disposición de Brasil (sin costos de transferencia), dos corbetas de defensa costera clase Pohang, 1.200 toneladas (cargadas) .

La oferta fue rechazada por varias razones: los barcos ( a ) fueron construidos entre 1984 y 1989; ( b ) requiriendo reparaciones y mantenimiento costoso en las máquinas; ( c ) necesitan sufrir una degradación en su armamento antes de la transferencia; y ( d ), en general, no agregar nada, en términos de novedad tecnológica, a la Armada de Brasil.

Las Armadas de Colombia y Perú aceptaron cada una dos buques de la clase Pohang.

NPa500BR

La cuestión es que el problema que genera el coronavirus para las operaciones de la Armada no solo puede derivar en una posible escasez de escoltas a corto plazo.

La pandemia también:

( 1 ) retrasará la construcción, en el país, del Buque de Apoyo Antártico (NApAnt), que se encuentra en etapa de definición del proyecto, en el ámbito del Programa de Obtención de Medios Hidroceanográficos (PROHIDRO) - y cuenta con la alternativa propuesta el grupo French Kership (en sociedad con Itaguaí Construções Navais) como favorito ;

( 2 ) debe retrasar la disponibilidad del submarino “Tonelero” (S42), la tercera unidad de la Clase Riachuelo -un modelo Scorpène francés ampliado-, cuyo lanzamiento al mar está previsto, según el calendario de PROSUB, para diciembre de este año. año; y,

( 3 ) que aún no es tomado en cuenta por algunos observadores , retrasará por años (al menos dos) el Programa de Adquisición de Buques Patrulleros (PRONAPA), que prioriza al patrullero de 500t (NPa500BR) - cuyos detalles preliminares (tamaño de casco, calado, sugerencia de motor, armamento y tripulación) fue prácticamente cerrado por el Centro de Diseño de Buques de Río de Janeiro (CPN) en diciembre pasado.

Hace nueve meses, durante una visita al CPN, el entonces Director de Gestión de Programas de la Armada, Vicealmirante Alexandre Rabello de Faria, escuchó una sesión informativa sobre el NPa500BR.

Submarino Tonelero en el Complejo Itaguaí, en diciembre de 2020

Víctima

La Empresa de Propósito Especial “Águas Azuis” está formada por Thyssenkrupp Marine Systems do Brasil (líder del consorcio), Embraer Defence & Security y Atech (empresa de alta tecnología controlada por Embraer), pero, en este momento, el programa que se ejecutará en el Thyssenkrupp Estaleiro Brasil Sul (antes Oceana), en el municipio de Itajaí, se restringe a las actividades que se pueden realizar sin la indispensable integración de los equipos de ingenieros, técnicos y militares de Alemania y Brasil.

El director de Thyssenkrupp para PFCT y al menos dos de sus principales asistentes deberían haber aterrizado en Brasil entre los meses de diciembre y enero pasado, pero no se les permitió viajar, debido a la alta tasa brasileña de contaminación por covid 19.

Este marzo, surgió la expectativa de que la selección alemana pudiera llegar a Itajaí en abril, pero, en estos días de registros diarios de muertes por el virus, parece muy poco probable que esto suceda.

La propia Armada tuvo que lamentar, el año pasado, la muerte, en un hospital de Santa Catarina, de un oficial de reserva muy involucrado en el PFCT -comandante Ingeniero Naval Ádson-, que trabajaba en EMGEPRON y sucumbió al coronavirus.

El Municipio de Itajaí cuenta con más de 90 vacunadores calificados y 34 puntos de vacunación rutinaria. El complejo portuario del municipio continúa registrando un buen tráfico de carga. El año pasado fueron más de 15 millones de toneladas, y en enero, solo en el Puerto de Itajaí, hubo un aumento del 6% en este movimiento, pero nadie sabe si este ritmo positivo continuará.

El Astillero Brasil Sul estuvo varias semanas cerrado, y ha estado en mantenimiento y obras menores, mientras que no se utiliza para la construcción de la primera fragata Tamandaré.

Por Roberto Lopes

28/03/21
Naval.com.br