All for Joomla All for Webmasters
22
Lun, Jul

Aguad buscó apagar la crisis del San Juan con el pase a retiro de Srur de la Armada

Argentina

Oscar Aguad encontró, por el momento, la salida política a una crisis que lo incluye. Comunicar y hacer trascender por los medios el retiro del jefe naval, almirante Marcelo Srur, dejando al margen las formalidades castrenses que marcan el estilo de su gestión en la tragedia del ARA San Juan. En esa misma línea la única aparición pública -no concurrió al Congreso como se lo solicitaron los legisladores- fue en el programa político conducido por Joaquín Morales Solá. Desnudó su ignorancia en retener datos técnicos fundamentales que un ministro no podría errar.

"Este submarino este año estaba programado para navegar cerca de 30 horas, se le amplió el presupuesto y llevaba más de 50 horas cuando ocurrió el accidente, es decir, había presupuesto para que navegara", dijo en un intento por zafar al Gobierno de la responsabilidad política que lo ata al accidente, la asfixia de recursos de funcionamiento.

Si fuesen 30 horas y una ampliación presupuestaria generosa de 50 más como afirmó Aguad, entonces la tripulación no pudo haber estado ni siquiera cerca de operar una nave compleja como lo es el submarino. Se supone que Aguad equivocó la unidad de tiempo, no son horas, son días de navegación. ¿O acaso cree que el San Juan navegó sólo un día y 6 horas más en todo el año?

El sucesor elegido para liderar la crisis en reemplazo de Srur es un infante de Marina, el vicealmirante José Villan, que en la actualidad ocupa el cargo de subjefe del Estado Mayor Conjunto (EMCO). La gestión de otro infante de Marina encumbrado, el vicealmirante Miguel Máscolo, que fue el segundo de Srur en la fuerza, quedó al límite de la reprobación pública por un diálogo que fue grabado por familiares; tan desafortunadas como insensibles fueron sus palabras.

La entrada de Villán, oriundo de Córdoba como Aguad, encuadra en la lógica del poder que impulsa el teniente general Bari del Valle Sosa, titular del Estado Mayor Conjunto. Amplía el paradigma de la "conjuntez" con un marino que participó en la elaboración de varias reformas a ejecutar por el EMCO, entre ellas la transformación de todas las bases antárticas, reduciendo dotaciones.

Es la primera vez en la historia de la Armada que un integrante de la Infantería de Marina llega a la conducción de la fuerza. Se dice una designación transitoria, aunque no está en el ADN del infante de Marina quedarse en la cabeza de playa. "Con dos paños de carpa y tiempo un infante hace un batallón de ladrillos permanente", reza un eslogan de esa fuerza. Entre hoy y mañana la Armada planea tener nueva cúpula, anticipo del cambio en las otras dos fuerzas.

El cargo de subjefe de la Armada quedaría en manos del contralmirante Osvaldo Vernazza, de la misma camada que Villán, la promoción 111. Otra duda no resuelta es qué hacer con los altos oficiales que habían solicitado el retiro, el contralmirante Rafael Prieto, quien hasta ahora acumulaba los cargos de comandante de la Flota de Mar y comandante de Alistamiento y Adiestramiento (tras la separación del contralmirante Luis López Mazzeo), además de los contralmirantes Gustavo Vignale (comandante de Aviación Naval), Bernardo Noziglia (comandante de la Infantería de Marina) y Eduardo Malchiodi (jefe de Mantenimiento y Arsenales).

Antes de la partida, Srur recibió pedidos formales de sus comandantes de componentes, entre ellos del contralmirante Prieto, para que el inspector general, contralmirante Eduardo Pérez Bacchi, proceda a inspeccionar los medios de la fuerza. Es una medida extraordinaria. Esa actividad administrativa se hace según un calendario definido con el propósito de conocer novedades y encarar las correcciones. Ahora los comandantes quieren un resguardo ante el embate de la política. Saben que la exigencia a la que se someten todas las naves por el esfuerzo de búsqueda tendrá consecuencias en la operatividad futura. El buque más moderno tiene más de 30 años de uso. ¿Qué resultado darán las inspecciones sobre el rompehielos Almirante Irízar, que arrojó cerca de 140 novedades tras la navegación de prueba de hielo? ¿Estará en condiciones de penetrar la masa helada para el abastecimiento de la base Belgrano II? ¿Qué dirán las inspecciones en las otras fuerzas? El batido político de denuncias penales lanzadas por Elisa Carrió que parece circunscribir el episodio a dos únicos responsables, la Armada y la administración kirchnerista, puede ser un búmeran. Los ministros de Macri tienen su cuotaparte. El informe de la Sigen N° 2388/2016 con observaciones en el proceso de reparación de media vida del San Juan, que es una de las bases para el actual jaleo en la Justicia, fue girado a Defensa a principios de la gestión de Macri. Se diría que la pérdida del San Juan reflotó un expediente que en rigor ya había pasado por Defensa y no se aquilató la envergadura del contenido. Tampoco generó directivas políticas sobre el material, ni mucho menos la posible comisión de delitos.

Por Edgardo Aguilera

18/12/17

Ambito.com