All for Joomla All for Webmasters
26
Dom, May

Crisis de autoridad en la obra social de las Fuerzas Armadas

Argentina

El general retirado José Figueroa, director vocal del Instituto de Obras Sociales de las Fuerzas Armadas (IOSFA) rechazó la decisión del presidente del directorio, Pedro Barrios, que había decidido que la entidad no cuente más con personal militar y de seguridad en sus estructuras de gestión.

“El desempeño en una Obra Social de las características del IOSFA requiere de competencias específicas que en general no tienen relación con la actividad militar o de seguridad”, expresó Barrios en una nota dirigida al ministro Oscar Aguad. Y además pedía al ministro la modificación del artículo 28 del decreto 637/13 para “dejar de considerar al Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas como destino militar”.

El general Figueroa replicó por escrito: “Una vez más, sin considerar la racionalidad y fundamento de lo propuesto, temas que deberían ser considerados por el Directorio, representante de los 650.000 afiliados y máximo organismo de la administración central del instituto, ha sido resuelto en forma personal e inconsulta por el señor Presidente y representante del Ministro de Defensa en el Directorio, un tema de la envergadura, como la contratación de “Personal” que ha sido un reclamo permanente del Directorio”. En otro párrafo solicita “se convoque de inmediato a una reunión extraordinaria para tratar esta situación” y que “con carácter de urgente se desmienta la nota periodística de “El intransigente” que aparece como una iniciativa del directorio, cuando ha sido una propuesta realizada por Ud”.

El cruce en sendos expedientes puso en superficie la lucha entre la voracidad de los políticos por espacios en la administración pública donde ubicar sus cuadros y la defensa de quienes son desplazados por imperio del poder de turno. La refriega arrancó durante la gestión Kirchner que promovió la centralización de las obras sociales castrenses y abrió oportunidades laborales en la conducción y administración del IOSFA. Hay un condimento que sazona aún más el menú de la política; la caja; unos 900 millones de pesos anuales que generan los más de 650.000 afiliados al sistema del que también forman parte los miembros de la Gendarmería y la Prefectura.

El IOSFA surgió de la unificación del Instituto de Obra Social del Ejército (IOSE), la Dirección de Bienestar de la Armada (DIBA) y la Dirección de Obra Social de la Fuerza Aérea (DIOSFA). El directorio, máximo órgano de conducción del instituto se compone de personal superior de las fuerzas armadas y de seguridad, todos en situación de retiro.

Barrios, titular del directorio, fue integrante del GPS (Gestión de Programas y Soluciones), el equipo político que asesoró a Aguad cuando en 2011 quiso alcanzar la gobernación de Córdoba. Era jefe de la comisión de salud. El vínculo sobrevivió a aquella fallida intentona de Aguad. A poco de asumir en Defensa, el ministro premió a Barrios con el puesto de presidente del directorio de la obra social castrense.

El enfrentamiento alimentó quejas. Beneficiarios dijeron a este diario que “la unificación no mejoró la gestión diaria por el contrario la burocracia ha aumentado el tiempo de respuesta al afiliado, cada vez más se demoran las autorizaciones para tratamientos especiales o medicación específica”. “Necesitamos que haya personal militar idóneo al frente del Instituto, como lo ha sido históricamente, y para retomar el control de la obra social que nos pertenece por derecho propio”.

Los gremios siguen de cerca el conflicto, ATE siempre fue esquivo a la conducción centralizada por entender que “no garantiza la estabilidad de los trabajadores de planta y contratados”.

Por Edgardo Aguilera -

13/02/19
Ambito.com