All for Joomla All for Webmasters
19
Dom, May

Los Aviones Súper Etendard que Argentina compró a Francia ya están en camino hacia Bahía Blanca

Argentina

Son cinco unidades similares a las que combatieron en Malvinas pero modernizadas. También llegarán repuestos y el simulador para entrenamiento de pilotos.

Cuando aún están lejos de concluir las investigaciones en torno a la catástrofe del submarino ARA "San Juan", dos noticias positivas insuflan algo de optimismo a la Armada Argentina.

Por un lado comenzó la construcción por parte de Naval Group de una serie de 3 patrulleros oceánicos (OPV) que se sumarán a los operativos de vigilancia y control del mar argentino. Como anticipo a estas entregas, un patrullero similar, pero usado, será entregado por el Astillero francés al Ministerio de Defensa que conduce Oscar Aguad.

Por otra parte, ya navegan rumbo al puerto de Ingeniero White (Bahía Blanca) los cinco aviones Súper Etendard que el Estado argentino le compró a su contraparte francés. Actualmente desprogramados por la marina gala, vendrán a cubrir parte de las acuciantes necesidades de la Aviación Naval de Argentina.

Los "SUE" ganaron prestigio internacional entre otras cosas por su eficiente desempeño durante la guerra por la soberanía de las Islas Malvinas. A pesar de la poca cantidad de misiles con que contaba la aviación naval criolla, causaron daños importantísimos a la Royal Navy, siendo el hundimiento de la fragata "Sheffield" el más relevante de ellos.

La compra se realizó bajo la modalidad de "Estado a Estado" por lo cual no fue necesario el llamado a licitación pública internacional. La operación fue cercana a los USD 15 millones, los cuales Argentina ya abonó totalmente. A esta cifra se le sumará un importe de alrededor de 5 millones de la divisa estadounidense para la puesta en servicio.

El SUE es un avión de diseño francés que comenzó a operar a finales de la década del 70. Estas aeronaves sirvieron a su país de origen hasta 2016. Entre sus principales características se puede destacar su excelente desempeño en vuelos a media y baja altura; la posibilidad de ser reabastecido de combustible en pleno vuelo y el hecho de que es apto no solo para el combate naval sino también para batir blancos fijos sobre tierra.

Un Dassault-Breguet Super Etendard de la Marina Francesa

Los datos técnicos más sobresalientes son:

  • Largo, 14,3 mts.
  • Ancho entre alas, 9,6 mts.
  • Alto 3,9 mts.
  • Peso vacío 6500 kg. Peso con munición de combate y combustible 11.500 kg.
  • Velocidad máxima 1.400 kilómetros por hora.
  • Altura máxima de vuelo, 13.700 metros.
  • Autonomía aproximada 800 kilómetros operativos (más la distancia similar para el regreso a su base)
  • Porta 2 cañones de 30 mm.
  • Puede llevar bombas de caída libre, además admite cuatro coheteras de 18 cohetes cada una y tiene capacidad para llevar hasta 6 misiles entre los tipo aire/aire, aire/tierra y anti buque.

Argentina comenzó a utilizarlos en 1980 cuando adquirió 14 unidades, algunas de las cuales llegaron al país luego del conflicto de 1982. Precisamente la guerra de Malvinas constituyó el primer caso de uso concreto de estas aeronaves en misiones de combate.

Mano de obra nacional

A su llegada al puerto provincial, las naves serán trasladadas a los talleres aeronavales de Comandante Espora, también emplazados en Bahía Blanca. La reparación quedará en manos de personal de la Armada Argentina.

Breve reseña histórica

Según detalla el Instituto Aeronaval, Argentina comenzó a pergeñar la idea de contar con aviación naval entre 1890 y 1903. Durante esos años, distintos oficiales navales trataron de crear conciencia acerca de la importancia de sumarse a la novedad que comenzaban a implementar distintos países. En 1912 el teniente de navío Melchor Escola se convertiría en el primer oficial naval en tener su brevet de piloto militar. En 1916 se crea en Fuerte Barragán lo que sería la primera escuela de aviación naval de la marina.

Finalizada la primera Guerra Mundial, Italia donó a Argentina cuatro hidroaviones Macchi. A partir de allí, el país comenzó a adquirir globos, dirigibles, aviones de reconocimiento y patrulla, de bombardeo y de caza junto a los infaltables aviones de entrenamiento e instrucción.

En la actualidad, la Aviación Naval es uno de los cuatro brazos de la Armada junto a la Infantería de Marina, la Flota de Mar y la Fuerza de Submarinos. Para el caso del último componente, la tragedia del San Juan dejó a Argentina sin unidades submarinas operativas.

Por estos días se analiza si se avanzará en la reparación del submarino ARA Santa Cruz y la terminación de la construcción del ARA Santa Fe, o si por el contrario se encara la compra de unidades usadas en el exterior. Durante la reciente edición de la Exposición Internacional de Defensa realizada en Rio de Janeiro comenzó a circular la idea de adquirir dos submarinos a Brasil. No obstante, todavía no hay nada concreto al menos en el presente.

Por Fernando Morales

18/04/19
Infobae.com