All for Joomla All for Webmasters
30
Lun, Nov

La Fuerza Aérea Argentina conmemoró el Aniversario 38° de su Bautismo de Fuego

Argentina

El 1° de mayo en la Base Aérea Militar Río Gallegos se llevó a cabo el único acto conmemorativo por el 38° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina. Durante la Gesta de Malvinas, esta gloriosa unidad dependió de la Fuerza Aérea Sur.

En la ceremonia estuvo presente el ministro de Defensa, Ing. Agustín Rossi; el jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general de brigada Juan Paleo; el jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier Xavier Julián Isaac; el titular del Ejército Argentino, general de brigada Agustín Cejas; el titular de la Armada Argentina, contraalmirante Julio Guardia; el comandante operacional de las Fuerzas Armadas, general de brigada Martín Deimundo Escobar; veteranos de guerra de Malvinas, funcionarios y autoridades destacadas.

Luego de pronunciar las estrofas del Himno Nacional Argentino, la invocación religiosa estuvo a cargo del Obispo de la Diócesis de Santa Cruz y Tierra del Fuego, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, quien explicó que la palabra ‘Bautismo’ significa “sumergirse, meterse de lleno, jugarse la vida, comprometerse con todo. Los pilotos y todo el personal militar de la Fuerza Aérea se jugaron la vida por la Patria, se metieron de lleno, se comprometieron hasta dar la vida, se sumergieron en la causa de la Soberanía Nacional, se empaparon de gloria y honor para siempre”.

Uno de los momentos más emotivos de su invocación fue al recordar a su familiar, uno de los 55 héroes de la Gesta de Malvinas, el mayor Gustavo Argentino García Cuerva: “Llevaba como nombre a la Patria, el orgullo de ser argentino en el documento de identidad, pero también, y especialmente, en la vida, por eso la entregó por nosotros, encarnó lo que dice Jesús en el evangelio: ‘No hay amor más grande que dar la vida por los amigos’”.

Por último, explicó qué significa para él la palabra “Dolores”: “El lugar en el que Gustavo Argentino había nacido, dónde llegó mi tatarabuelo García Cuerva en 1860. Dolores, el orgullo familiar conocido como el primer pueblo patrio que dio al país a uno de sus hijos, que hoy nos anima a nosotros en tiempos de pandemia a volar alto, a sostener los ideales, a reanimarnos en la esperanza, a jugarnos de lleno por los demás, a dar la vida por nuestra amada Argentina (...) A los fallecidos de la Fuerza Aérea Argentina concédeles, Señor, el descanso eterno y brille para ellos la luz que no tiene fin. Nuestra Señora de Loreto, patrona de la Fuerza Aérea Argentina, ruega por nosotros ¡Por siempre Malvinas!”.

RECORDANDO A NUESTROS HÉROES

El oficial más joven de la Base Aérea Militar Río Gallegos fue el responsable de leer la lista más sagrada de la Fuerza Aérea Argentina, la nómina de los 55 héroes caídos en combate durante la Gesta del Atlántico Sur y se ejecutó un minuto de silencio en su honor.

En representación de los veteranos de Guerra de Malvinas y acompañado por el suboficial mayor “VGM” (R) José Ruiz, el brigadier mayor "VGM" (R) Mario Fernando Roca estuvo a cargo de las palabras alusivas. En 1982, con el grado de teniente, integró los escuadrones de A-4B Skyhawk de la V Brigada Aérea, emplazada en Villa Reynolds, San Luis, y estuvo desplegado en los mismos refugios que hoy existen en la Base Aérea Militar de Río Gallegos para llevar a cabo las operaciones aéreas.

Desempeñándose como numeral de la escuadrilla "Trucha" hasta la finalización de las hostilidades, Roca fue condecorado con la cruz “La Nación Argentina al Valor en Combate".

"Tratando de imponer un orden a mis ideas, enfrenté el desafío de hablar con el corazón y los sentimientos. Entonces, lo primero que vino a mi mente fue el rostro de mis compañeros de batalla que entregaron su vida defendiendo lo que nos pertenece: nuestras Islas Malvinas”, explicó emocionado el brigadier mayor y agregó: "Por un estricto acto de justicia a la verdad, deseo que estas palabras lleguen a todos nuestros jóvenes para que nunca olviden que toda la Fuerza Aérea Argentina defendió a su Nación como la Constitución lo determina. Mis palabras tienen un doble propósito, honrar a nuestros caídos y transportar los valores de grandeza a las generaciones futuras de nuestra Institución”.

“Desde estos históricos refugios salieron hombres con coraje, determinación, profesionalismo y, por sobre todo, amor a la Patria. Desde aquí, desde este mismo lugar, vi partir nueve guerreros, muchos de ellos mis amigos, mis maestros. Fui testigo de su amor y su entrega. Nunca se cuestionaron ni se preguntaron si valía la pena; sólo cumplieron con el juramento que habían hecho: Defender a su Nación hasta perder la vida. Yo tenía 25 años y era un joven teniente, sin embargo, estaba muy bien preparado para operar el avión que la Nación me había confiado, el cazabombardero A4-B Skyhawk, y no por obra de la casualidad sino porque los que me precedieron se habían encargado de hacerlo”, afirmó el veterano de guerra de Malvinas.

Por último, concluyó: “Hoy la Fuerza tiene 55 estrellas en el firmamento de Malvinas que alumbran nuestras vidas y la de nuestras familia; son ángeles que nos guían y nos protegen sin que nosotros lo pidamos y que siempre estarán cuando los invoquemos (...) Me gustaría que nuestros compatriotas siempre recordasen lo que el propio enemigo sigue reconociendo aún 38 años después: el profesionalismo, la determinación y el heroísmo de la Fuerza Aérea Argentina, que combatió con todos sus medios hasta el último día y que a pesar del tiempo, hasta el último día nunca se rindió. No olvidemos que el hombre cuando trasciende la memoria y el recuerdo de su pueblo, puede derrotar a la muerte”.

EL ESPÍRITU MALVINERO: UN LEGADO QUE INSPIRA VOCACIONES

A continuación, el jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier Xavier Julián Isaac, brindó palabras alusivas: “Todos los años, la Fuerza Aérea conmemora su Bautismo de Fuego con todas sus galas, nos ponemos el mejor uniforme, desfilamos, convocamos mucha gente, ponemos en marcha los aviones y hacemos pasajes aéreos, como se merece, por la Gesta que hizo en la Guerra de Malvinas. Lamentablemente, la situación actual nos obligó a repensar y encontramos el lugar que considero adecuado, donde todo empezó, en un búnker, en un refugio, en la Patagonia, con viento, con frío, con otros guerreros acá al lado y esa fue la forma que pensamos esta ceremonia”.

“Los actores principales de la Gesta de Malvinas están a mi derecha, como el brigadier mayor Roca y el suboficial mayor Ruiz, pero yo hoy quiero hablar también de otros actores que no participaron de la Guerra, que como quién les habla lo miramos por televisión o lo leíamos en el diario o en una revista o lo escuchamos por la radio y acá quiero hacer hincapié en el impacto que provocó esa Gesta en aquellos que estábamos recién comenzando con nuestra carrera”, comentó el brigadier y agregó: “Ese espíritu malvinero fue lo que nos marcó durante toda la carrera. En estos 38 años nosotros, los que estamos del otro lado, nos formamos, nos capacitamos, nos perfeccionamos, nos adiestramos, tuvimos la gran fortuna de estar al lado de nuestros héroes, de caminar juntos de la mano siguiendo su luz, su guía. Algunos con el gran privilegio inclusive de volar junto a ellos”.

“Así la Fuerza Aérea avanzó en este tiempo. Tuvimos momentos muy duros (...) pero sin embargo ese espíritu que recalcó el brigadier mayor Roca de no rendirse nunca nos llenó el corazón y nos hizo seguir adelante por nuestra Fuerza Aérea, por nuestro país”, afirmó el titular de la Institución.

UNA MIRADA HACIA EL PRESENTE

El jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina continuó con su discurso haciendo una especial reflexión al contexto en que se desarrolló la ceremonia: “Llegamos al día de hoy y estamos en esta guerra paradójicamente, como en el ‘82. Una guerra rara, distinta, con un amigo invisible como se dice, pero ahí está la Fuerza Aérea una vez más, desplegando sus helicópteros para controlar desde el aire el cumplimiento del aislamiento obligatorio, desplegando nuestros hospitales de campaña, volando y llevando insumos a lo ancho y a lo largo del país para poder ayudar a mitigar los efectos de esta enfermedad, esta pandemia. Volvemos a poner en marcha y volvemos a despegar y cruzamos la frontera y nos vamos y recorremos kilómetros y kilómetros y sumamos horas y horas de vuelo y cumplimos, vamos con la misión tan sencilla de traer compatriotas que solamente quieren estar en su casa, en su país”.

“Si bien los que estamos acá poniendo la cara trabajamos hasta altas horas, les puedo asegurar que hay otro gran grupo de hombres y mujeres que directamente no duermen, que están toda la noche trabajando en las máquinas como en su momento lo hicieron los mecánicos acá en estos refugios para otro día poder cumplir y estar nuevamente al servicio de la Patria”, destacó el brigadier.

“No me quiero olvidar de otros actores que también van a ser parte de esta película y son aquellos que ni siquiera están en la Fuerza, que está mirando todo lo que estamos haciendo hoy, como lo hice yo en su momento. Hoy por las redes sociales, internet, televisión y yo les puedo asegurar que esa gente cuando entre, que quizás hoy no sabemos su nombre, va a tener el mismo espíritu de combate que estos guerreros nos supieron y van a trabajar duro para que la Fuerza Aérea en definitiva haga lo que tenga que hacer, volar más alto, más rápido y más lejos. Probablemente en algún momento de su carrera le van a preguntar cómo nos pasó nosotros, en algún lugar de este país o del mundo Inclusive la pregunta típica, de cómo hizo la Fuerza Aérea para hacer todo lo que hizo en la Guerra de Malvinas, les puedo asegurar que las primeras letras de esas preguntas fueron escritas acá, en estos lugares por nuestros guerreros, con nuestros aviones”, explicó el titular de la FAA y concluyó con orgullo: “Gloriosa, heroica y guerrera Fuerza Aérea Argentina, feliz 38° Aniversario de tu Bautismo de Fuego”.

MINISTRO DE DEFENSA: "MALVINAS ES UNA CAUSA PERMANENTE PARA NUESTRO PAÍS"

El último discurso estuvo a cargo del ministro de Defensa, Ing. Agustín Rossi: “Este Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina nos toca en un momento singular para la Argentina. Celebro esta decisión de conmemorar este acto aquí, en la Base Aérea Militar Río Gallegos. Malvinas es una causa permanente para el conjunto de nuestro país y para el conjunto del pueblo argentino. Esta causa permanente tuvo héroes que escribieron las páginas más gloriosas de la Guerra de Malvinas”.

“Malvinas debe ser la prioridad en cuanto a uno de los ejes prioritarios de la política exterior de nuestro país, reclamar en cada uno de los lugares nuestros derechos soberanos sobre las Islas”, afirmó el titular de la cartera de Defensa.

Asimismo, manifestó la importancia de transmitir a las nuevas generaciones la historia y las hazañas de la Gesta de Malvinas rescatando el heroísmo, el profesionalismo y la hidalguía de aquellos hombres.

A lo largo de su discurso, el Ing. Rossi también destacó que a raíz de la pandemia causada por el COVID-19, las Fuerzas Armadas argentinas se encuentran realizando el mayor despliegue desde el Conflicto del Atlántico Sur.

“La Fuerza Aérea surca los cielos trayendo argentinos de distintos lugares del mundo, participa de los operativos de ayuda humanitaria repartiendo alimentos en distintos lugares en conjunto con el Ejército Argentino”, explicó y agregó: “Las Fuerzas Armadas han logrado una visibilidad y un reconocimiento que tiene el conjunto de la sociedad sobre lo que se está haciendo y lo que seguramente seguirán haciendo”.

Por último, concluyó: “Los 80 mil hombres y mujeres que integran las Fuerzas Armadas argentinas están para combatir esta pandemia y lo hacen con generosidad con vocación y Patriotismo no importándole ninguna circunstancia”.

Fuente: Fuerza Aérea Argentina

01/05/20

Argentina.gob.ar