All for Joomla All for Webmasters
08
Sáb, Ago

¿ TAM 2C en dificultades ?

TAM2C - Imagen Ejercito Argentino

Argentina

Con casi cuatro décadas a sus espaldas, el Tanque Argentino Mediano continúa siendo el principal medio blindado del Ejército Argentino. El Programa de Modernización iniciado en 2010 por medio de la firma del Acuerdo Marco con el Ministerio de Defensa del Estado de Israel ha atravesado toda una serie de avatares. El resultado luego de 10 años es que al día de la fecha ninguna de las 74 unidades contempladas en el programa fueron modernizadas. Solo una unidad recibió el kit de modernización, sirviendo cómo prototipo y modelo de pruebas, arrojando resultados prometedores.

Una combinación de factores confluyó para que el programa no arrojara resultados concretos. La siempre presente endeblez financiera que atraviesa el país provoca que el Ejército deba operar con una restricción presupuestaria crónica. Frente a este dilema, las autoridades deben elegir constantemente, revaluando sobre la marcha, cuales programas de modernización o adquisición deben recibir prioridad, en el mejor de los casos, o ser postergados indefinidamente.

Los trabajos de recuperación más importante fueron realizados en el año 2002 por la empresa CHAMPION, que consistieron en la recuperación de las capacidades originales de los blindados. Si bien el programa llevo adelante una serie de mejoras, las mismas fueron realizadas únicamente a 6 unidades pertenecientes a la Brigada Blindada I. Dichas mejoras no se extendieron al resto del parque por razones presupuestarias.

Si bien el programa de modernización del TAM es una de las metas propuestas por el Ejército Argentino, debido a la obsolescencia presente para el combate moderno, otras cuestiones poseen mayor prioridad en la actualidad. La postergada adquisición de vehículos de combate blindados a rueda es una necesidad que desde Zona Militar se ha analizado en variadas oportunidades. Si bien la reciente autorización del Departamento de Estado para la provisión de 27 VCBR Stryker abre una ventana de posibilidad, desde el Ministerio de Defensa argentino no se han pronunciado sobre la cuestión, más allá de que las gestiones y pedidos de disponibilidad se remontan hasta la anterior administración. Por lo tanto, de existir una decisión de avanzar sobre la posible adquisición de VCBR o de proseguir el programa de modernización TAM 2C, la primera opción sería la seleccionada.

Las apreciaciones realizadas públicamente por el Ministro de Defensa, Agustín Rossi, sobre la preferencia de los medios blindados a rueda responde a cuestiones financieras, ya que poseen menores costos de mantenimiento y operación con respecto a los que emplean orugas. No obstante, la cuestión principal subyacente es que, a pesar de la incorporación marginal de los Norinco WZ-551, el Ejército Argentino no posee esta capacidad. Comparado con nuestros vecinos la situación cobra relevancia. Actualmente el Ejército Brasileño continua el proceso de adopción en sus Regimientos de Caballería Mecanizada de los VBTP-MR Guarani. El Ejército de Chile opera un número considerable de MOWAG Piranha, en diversas versiones, desde porta morteros hasta aquellos destinados a la defensa aérea. Este último caso, ha repercutido negativamente en la participación Argentina de La Fuerza de Paz Binacional «Cruz del Sur».

Sin embargo, la principal variable continúa siendo la disponibilidad de recursos. Al presente el pago de las cuotas semestrales a Elbit Systems no se traducirán en el comienzo inmediato de la modernización de los TAM a la versión 2C. Otra serie de etapas deben cumplirse previamente. La adaptación de las instalaciones de los Batallones de Arsenales 601 y 602, ubicados en la localidad de Boulogne, es uno de los primeros pasos para llevar a adelante las tareas de preproducción.

La falta de avances en la Cámara de Senadores en el tratamiento del proyecto de Ley para la creación del Fondo Nacional de Defensa (FONDEF) suma su dosis de incertidumbre. Su sanción podría significar la asignación de recursos con los cuales retomar el impulso hacia el programa, traduciéndose en la transferencia de conocimientos y adquisición de capacidades.

La cuestión presupuestaria, las apreciaciones de la conducción del Ministerio de Defensa como la prioridad puesta sobre los VCBR, provocan que la modernización del TAM naufrague en la indefinición e incertidumbre. A fin de cuentas, “la necesidad tiene cara de hereje”.
Por Juan José Roldán -

10/07/20
zona-militar.com