All for Joomla All for Webmasters
27
Dom, Sep

A-4AR: otra oportunidad

Argentina

Tras el intercambio que tuvo Zona Militar con el Jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, Brig. Xavier Isaac, varias cuestiones quedaron confirmadas en cuanto a los proyectos en marcha y futuros de la fuerza. Uno de los mas emblemáticos, y que vienen teniendo su envión desde hace años es la recuperación y puesta a punto del sistema A-4AR Fightinghawk.

No quedan dudas de que existe la solida voluntad de que los cazabombarderos, pilares de la V Brigada Aérea, deben no solamente continuar operando dentro de las alas de la institución, sino que se viene considerando que los números a sumar pueden continuar escalando. Oficialmente se busca llevar a que los mismos lleguen a un escuadrón o por lo menos a una decena de unidades a razón del gran trabajo logístico que se viene apuntalando en cada una de las unidades.

En este sentido y entendiendo que el fatídico accidente, donde pereció el Capitán Britos Venturini, puso la lupa sobre el estado de la propia Fuerza Aérea Argentina, resulta fundamental que los aviones que vuelan en la actualidad lo hacen en las mayores condiciones de seguridad necesarias. Si bien es verdad que los A-4AR tienen ya una historia de mas de 20 años dentro de la Fuerza, el análisis que se hace es que el sistema de armas sigue manteniendo vigencia, tanto por sus capacidades, como también por ser actualmente el único sistema de armas activo capaz de sostener sobre su espalda la capacidad de lanzamiento de misiles aire-aire.

El deseo es mantenerlos en vuelo, y no solo eso, sino hacerlo en poco tiempo. Con un ojo en la maximización de números de este sistema de armas y otro en la investigación de la Junta Técnica, la Fuerza Aérea Argentina mantiene esa aspiración omitida durante una buena cantidad de años de poder contar con aeronaves que tomen la posta del viejo (pero util) cazabombardero. Las fichas están puestas actualmente en un FONDEF que toma fuerza en los medios, pero que todavía no llega al recinto de la Cámara de Senadores. Hay esperanza de todas maneras... por ahora.

Algunas consideraciones tienen que ser puestas sobre la mesa. La historia del A-4AR Fightinghawk en nuestro país tiene su sabor agridulce, en primer lugar por haberse considerado un sistema complementario desde el minuto en que llegaron, y por otro lado por haber rendido tan bien dentro de la orgánica, que terminó siendo definitivo. El trago amargo dentro de la vida de este sistema va de la mano de las minúsculas horas de vuelo que tienen o tuvieron sus células. Por acción u omisión de las consecutivas autoridades se prefirió que la mayor cantidad de células disponibles tengan que abarrotarse a la espera de ser canibalizadas, siempre para mantener pocos números disponibles. Estamos hablando de que todavía, a más de 20 años de haberlo incorporado, haya aeronaves con muy pocas horas de vuelo, lo que que habla de una desidia administrativa y de un déficit operativo histórico.

El destino (y el consecutivo vuelo corto de distintas administraciones) hizo que la extrema necesidad actual cuente con un back-up nada despreciable: la factibilidad de poder contar con hasta un escuadrón del sistema de armas es realista.

Los A-4AR tienen una nueva posibilidad de mantener vuelo y, de contar con fondos, tener casi las mismas unidades en vuelo que cuando recién fueron incorporados. Sobre esto viene trabajando arduamente el personal técnico de la Fuerza, sino y hasta de manera paradigmática, de manera casi conjunta con Brasil, país con el cual nos unió la misma necesidad de operatividad del sistema A-4. Ambos países encararon con proveedores estadounidenses el mantenimiento de ciertos puntos de la cadena logística del sistema de armas a sabiendas de que tanto la Marinha como nuestra Institución Aérea tienen una enorme valoración actual sobre la vigencia del sistema.

El A-4AR en la Argentina se ha ganado una nueva oportunidad en la actualidad y tendrá el cielo asegurado hasta que llegue (esperemos que pronto) su reemplazo.

Imagen: Mariano Salcedo

Por Redacción -

04/09/20
Zona-militar.com