Aviones, radares y buques nacionales: los gastos que proyecta el Ministerio de Defensa para las Fuerzas Armadas

Argentina

El ministro de Defensa Agustín Rossi explicó las directrices que tiene para la utilización del Fondo para la Defensa que se acaba de sancionar en el Congreso. No está prevista la compra de equipamientos al exterior ni la inyección de partidas a la obra social de los militares.

“Por ahora no hay nada de compras de equipamientos para el futuro. Todo apunta a generar un gran impacto en la inversión de producción para la defensa nacional”. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, fue tajante y directo al adelantar cómo gastará los 30.000 millones de pesos anuales de excedente a partir de la reciente la sanción del Fondo de Defensa Nacional (Fondef).

El Congreso acaba de aprobar la ley que le garantizará a las Fuerzas Armadas un ingreso extra presupuestario integrado por el 0,35% del total de los Ingresos Corrientes previstos en el presupuesto anual del año 2020, el 0,5% para el año 2021, el 0,65% para el año 2022 y el 0,8% para el año 2023, manteniéndose este último porcentaje para los sucesivos ejercicios presupuestarios. Ahora se tratará de $30.000 millones, pero en adelante serán más fondos anuales.

“Por primera vez en la historia de las Fuerzas Armadas habrá un fondo especial para el reequipamiento y la idea es que todo esto tenga un impacto mayor en la industria para la defensa nacional. No tenemos previsto gastarnos esos fondos en compra de equipamiento del exterior”, dijo Rossi en diálogo con Infobae.

De esta manera, el ministro de Defensa dejó en claro que el Fondo para la Defensa buscará apuntalar la producción tanto de Fabricaciones Militares como la de FADEA o Tandanor para la producción de equipamiento militar nacional.

Está claro que las comisiones de Defensa Nacional de ambas Cámaras del Congreso serán competentes para intervenir en el seguimiento del proceso de reequipamiento de las Fuerzas Armadas. Pero Rossi no tiene inconveniente alguno en esa cuestión: “La prioridad será reequipar a las Fuerzas Armadas y desarrollar la industria de defensa nacional”.

En este esquema de inyección de fondos para la producción de la defensa nacional el ministro Rossi dijo que en los planes de Fadea tiene previsto avanzar en la modernización de los aviones los Pampa III y el IA-100, la remotorización de los Pucará y una eventual redefinición del avión de patrullaje marítimo P3 Orion. Para el astillero Tandanor y Río Santiago se contempla a partir del nuevo ingreso de fondos la construcción de remolcadores y las lanchas de patrullaje para frenar la pesca ilegal en el Atlántico Sur.

IA-58 Fenix

IA-63 Pampa III

IA-100

Por otra parte, el ministro de Defensa adelantó que habrá una fuerte inversión en el desarrollo conjunto con INVAP para desplegar un programa de radarización en las fronteras.

“La industria para la defensa nacional no sólo permitirá el desarrollo de equipamiento propio para nuestras Fuerzas Armadas. También implica la multiplicación de nuevos empleos en la Argentina”, dijo Rossi. Y ofreció un ejemplo: la construcción de dos lanchas LICA en el Astillero Río Santiago que se utilizarán en la instrucción y adiestramiento de los cadetes de la Armada Argentina implicará dar trabajo a 500 personas.

“La industria de la defensa es un sector estratégico y fuertemente multiplicador de la actividad económica. Con el Fondo para la Defensa sancionado se generarán muchos puestos de trabajo y se fortalecerán las cadenas de producción de valor de pequeñas y medianas empresas”, acotó el ministro.

¿Hay un plan de compras de equipamiento extranjero previsto para los próximos años? Nada de esto por ahora. “Todo lo que está en marcha en materia de compras se continuará. Pero hacia adelante no hay compras previstas porque justamente la idea de este gobierno es fortalecer la industria nacional para la defensa”, dijo el ministro Rossi.

Tampoco está previsto que haya una inyección de estos fondos para la caja del Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF), como reclamaba un sector de los militares.

En materia de redefinición de planes del presupuesto militar, el Ministerio de Defensa también realizó un giro total en la estrategia del gobierno de Mauricio Macri por ejemplo en la utilización de tierras de los militares.

Esta semana el Ministerio de Defensa y el de Agricultura cerraron un acuerdo para potenciar la producción agropecuaria en suelos que les pertenecen al Ejército, la Armada o la Fuerza Aérea.

“Logramos frenar las ventas discriminadas que había encarado Macri de tierras de las Fuerzas Armadas y que no implicaban un ingreso en el largo plazo”, explicó Rossi sobre el plan que acordó donde los campos militares tendrán asistencia técnica del INTA para la producción de granos, la forestación y la cría de ganados.

En otro orden, el ministro de Defensa confirmó que se avanza “aceleradamente” con un proyecto de ley de reforma militar que será presentado entre octubre y noviembre al Parlamento.

Por medio de la resolución 2020-141-APN-MD el Ministerio de Defensa dispuso la creación de una “Comisión de Análisis y Redacción” de las leyes de personal militar y de reestructuración de las Fuerzas Armadas que en 120 días deberá contar con un proyecto de ley de reforma para girar al Congreso.

“Entendemos que es hora de cambiar una ley que tiene más de 50 años, data de la época de la dictadura de Lanusse y que se quedó desfasada en el tiempo”, explicó a Infobae el ministro de Defensa Agustín Rossi al sostener que la reforma militar que se propone el Gobierno apunta a darle “modernidad” a las Fuerzas Armadas.

Con la intención de darle forma a este ambicioso proyecto de ley ya está trabajando desde la comisión especial que estará integrada por los ex ministros de Defensa de Cristina Kirchner, Nilda Garré; y de Raúl Alfonsín y de Fernando de la Rúa, Horacio Jaunarena. También había un miembro designado por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas; uno por cada una de las Fuerzas Armadas; y el secretario de Estrategia y Asuntos Militares, quien tendrá a su cargo la coordinación ejecutiva y el soporte administrativo. Se invitará a la vez a las Comisiones de Defensa de Diputados y del Senado para que dispongan de dos representantes por cada una, por el oficialismo y la oposición.

El Gobierno quiere establecer un nuevo régimen general aplicable a la administración del personal militar, regulando su composición, deberes, derechos, prohibiciones, inhabilidades e incompatibilidades, así como el régimen de carrera, baja, incorporación, haberes, agrupamiento, situación de revista, entre otros aspectos.

“No queremos unas Fuerzas Armadas que tengan un alineamiento automático con Estados Unidos como el que tenía el gobierno de (Mauricio) Macri. Más bien apuntamos a que la Argentina cuente con militares que tengan bien definida la diferencia que hay entre tareas de defensa y aquellas de seguridad interior”, expresó el ministro de Defensa.

Y en el orden de vínculos con los países vecinos, Rossi acaba de mantener reuniones virtuales con sus pares de Defensa de Brasil y Chile. Con los brasileños se buscará un posible acuerdo de fabricación conjunta de camiones militares 6X6. En tanto, con los militares chilenos se habló de trabajar en protocolos conjuntos para la campaña antártica.

Por Martín Dinatale

19/09/20

Infobae.com