All for Joomla All for Webmasters
01
Mar, Dic

Hacia una licitación internacional para el próximo caza argentino

Argentina

Después de tantas idas y vueltas con la adquisición del caza ligero supersónico FA-50 de Korea Aerospace Industries (KAI); de tantos anuncios oficiales sobre «el estado avanzado de las negociaciones», y los análisis de viabilidad del avión para comprender hasta qué punto era factible incorporarlo a la Fuerza Aérea como caza complementario... después de todo eso, finalmente nos fuimos a enterar que la piedra que bloquea el camino hacia la adquisición de un nuevo caza es Reino Unido.

De todos modos, es probable que la respuesta de la compañía coreana al embajador argentino no haya sido del todo una sorpresa. Después de todo, es de común conocimiento la posición del Reino Unidos frente a la petición o anhelo de Argentina de adquirir armamento o sistemas de armas de compañías aliadas.

KAI brindó una tajante respuesta que asegura que la «exportación de seis componentes principales del FA-50 producidos por firmas del Reino Unido están sujetas a la aprobación del gobierno del Reino Unido, país que mantiene un embargo de armas contra la Argentina». Y así, se cierra otra puerta.

En otra nota de Zona Militar, se realizó un análisis sobre cuales son las opciones que tiene la Fuerza Aérea Argentina si planea continuar con su plan de incorporar un nuevo caza complementario. Descartado el FA-50, del análisis surgen las opciones como el IAI Kfr de Israel con un ofrecimiento de entre 12 y 14 aeronaves con opción de adquirir distintas versiones. Luego se introdujó la opción Dassault Mirage 2000-5 del Ejército del Aire francés. Posteriormente, – y tal vez las únicas opciones que no están sujetas a veto -, son el MiG 29SMT ruso con un ofrecimiento de entre 8 a 12 unidades, y la opción china con el Chengdu JF-17. También se conoce la opción de Leonardo con su M-346, un proyecto en conjunto con la compañía rusa Yakolev.

Imagen Zona Militar

Pero todas estas opciones que estarían al alcance de la Argentina, proponen una solución al corto plazo porque son sistemas de armas, que aunque modernizados, datan de dos o más décadas de uso.

Este escenario, sin duda complejo para una fuerza que se encuentra operando con material envejecido y próximo a perder su relevancia total, no sería interesante ¿ampliar el horizonte y ofrecer una licitación internacional para el próximo caza argentino? ¿No ofrecería esta movida la oportunidad de conocer el verdadero potencial de lo que algunas compañías podría querer o estar dispuestas a ofrecer?

Para cerrar, me gustaría tomar el ejemplo de Brasil y su programa Gripen. Un verdadero proyecto estratégico de defensa pensado desde la elaboración de políticas a largo plazo que le otorga a Brasil un avión de combate moderno para su Fuerza Aérea (FAB), sumado al conocimiento adquirido por la transferencia de tecnología y la enorme contribución a su industria nacional.

El proyecto en Brasil nació en 2014, y no fue un camino de rosas, por el contrario tuvo sus momentos complejos, sin embargo la continuidad que ofrece el modelo brasilero en lo referente al ámbito de la defensa es un ejemplo a nivel regional. Un ejemplo que Argentina tiene la capacidad de seguir dado que el complejo militar industrial nacional, si bien requiere de inversión, tiene el potencial para despegar y concretar un proyecto ambicioso como el Gripen.

Para ello, Argentina debe abrirse al mundo y ofrecer una licitación internacional que establezca los requerimientos y ofrezca una mirada sobre cuales son las capacidades industriales que el país puede ofrecer a un potencial socio.

De este modo, además de incorporar un nuevo caza, la cooperación técnico – militar que pueda surgir beneficiaría a ambas partes.

Considero que sería oportuno cambiar la estrategia cuando la misma viene fallando. Y diseñar programas tecnológicos, políticas y normativas de defensa que presenten continuidad y ofrezcan potencial para generar grandes beneficios para el desarrollo de la nación.
Por Jennifer P. Olivera -

06/11/20

Zona-militar.com