All for Joomla All for Webmasters
19
Dom, Sep

La Armada Argentina recibe propuesta técnica por los submarinos AMUR 1650

Argentina

A lo largo de este 2021, Zona Militar ha venido analizando las novedades en torno a la Defensa Nacional y los asuntos que competen al Instrumento Militar, llegando a conocer negociaciones en curso y ofrecimientos, donde pudimos hacer una valoración de las relaciones existentes entre los proveedores de la industria militar y las autoridades de defensa nacional. Y, aunque los ofrecimientos y tentativas de cooperación no se lleguen a materializar, lo cierto es que existe una frontera de posibilidad que se vislumbra en el horizonte donde solo queda por resolver y delimitar cuales son los costos y beneficios de las propuestas que hay sobre la mesa.

 

El contexto de la propuesta en cuestión, se sitúa en el marco de la VII Reunión de la Comisión Intergubernamental para la Cooperación Técnico-Militar entre la República Argentina y la Federación Rusa, llevada a cabo en febrero, donde una delegación rusa visitó instalaciones de la industria nacional de defensa argentina poniendo el esfuerzo en enfocarse en elaborar propuestas de interés para ambos Estados, con el ojo puesto en la cooperación técnico-militar bilateral. Así, la delegación rusa se reunió con representantes de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), de Fabricaciones Militares (FM), del astillero TANDANOR; y del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF).

La capacidad submarinista actual en Argentina dista de ser la mejor, -por no decir la peor desde la creación del arma- puesto que como es de común conocimiento, la Fuerza de Submarinos no cuenta con ningún submarino en operaciones. Únicamente presta servicios el ARA Salta que opera como simulador para la instrucción de los submarinistas, debido a que ya no puede navegar. Por lo tanto, los submarinistas argentinos se ven obligados a terminar su adiestramiento con las Marinas de Perú y Brasil, quienes han puesto a disposición sus recursos para que los submarinista puedan completar su formación y realizar las prácticas de inmersión.

Además de la falta de recursos miliares, se encuentra la falta del recurso económico que ha sido siempre un impedimento para avanzar en los proyectos de defensa nacional.

Desde la actual cartera de defensa no se ha dado una solución a esta problemática. Se han analizado alternativas, pero no se ha trazado ningún plan de acción a futuro.

Ahora bien, de la delegación rusa se desprende un ofrecimiento que vincula únicamente el nivel técnico en materia de cooperación bilateral pero que de ninguna manera implica una oferta económica formal.

En el marco de la visita a las instalaciones de CINAR-TANDANOR, la delegación rusa pudo conocer las capacidades que dicho complejo presenta, y por lo tanto, dialogar sobre la posibilidad de intercambiar cooperación técnica. Durante las visitas, desarrolladas ya por este medio, desde la parte rusa se puso sobre la mesa una oferta técnica por los submarinos AMUR 1650 para la Armada Argentina, institución que se encuentra buscando alternativas para recuperar la capacidad submarina.

También se discutió el Proyecto 636 (clase Kilo) y la posibilidad de construir la lancha rápida BK-16E, la lancha rápida de asalto BK-10 y un buque logístico polar de forma conjunta, aprovechando la industria argentina y la experiencia rusa en el área.

Diagrama del submarino Amur 1650

La clase Amur
Los submarinos de la clase AMUR forma parte de una variante de submarinos rusos para exportación, rediseñados de la clase Lada, diésel-eléctrico de quinta generación con características de sigilo y sistemas de combate bastante avanzados. El mismo tiene una capacidad para una tripulación de 18 a 21 personas, y posee un desplazamiento de 1.765 toneladas, y de 2.700 toneladas en inmersión. Su eslora es de 72 metros y la manga posee 7.1 metros. Esta armado con 18 torpedos y sistemas SSM, RPK-6/SS-N-16 Vodopad/Stallion SUBROC.

Quedará a criterio de la Armada Argentina y del Ministerio de Defensa dar el siguiente paso y solicitar presupuesto por los submarinos para avanzar en el proyecto, e incluso iniciar el camino de la cooperación técnico-militar bilateral. Por el momento, el ofrecimiento de la parte rusa forma parte de una iniciativa que carece de sustento formal pero que podría ser sumamente prometedora.

Por Jennifer P. Olivera -

12/03/21

Zona-militar.com