All for Joomla All for Webmasters
23
Mié, Jun

Historia - Daño a la logística enemiga: el hundimiento del “Atlantic Conveyor”

Argentina

El 25 de mayo de 1982, a las 16.32, fueron disparados dos misiles Exocet desde aviones Super Etendard que provocaron una pérdida económica importante para los ingleses.

La operación comenzó a las 14 en Río Grande, Tierra del Fuego. Dos aviones Super Etendard de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, piloteados por el Capitán de Corbeta Roberto Curilovic y el Teniente de Navío Julio Héctor Barraza, decolaron con rumbo Norte en paralelo a la costa hasta llegar a Puerto Deseado, donde desviaron hacia el Este en busca de un Hércules C-130 de reabastecimiento.

Los radares de Fuerza Aérea ubicados en Malvinas hicieron un rastreo de los movimientos de los aviones Harrier durante los días 21, 22 y 23 de mayo y dedujeron, por la aparición y la desaparición en el radar, que a unas 100 millas al Este de las islas había algún portaaviones o buques con cubiertas para aterrizaje.

Los dos Super Etendard se dirigieron a la zona. Después de recargar combustible, las unidades aeronavales viajaron hacia el Sur en vuelo rasante, a 20 metros sobre el mar, para eludir la vigilancia radar de las naves británicas.

A unos 60 kilómetros de la zona establecida subieron, abrieron el radar y ambos detectaron un gran perfil de buque. Se escuchó la orden del Capitán Curilovic y ambos Super Etendard dispararon los misiles Exocet. Para entonces la distancia con el blanco se había reducido a 30 km. Los radares enemigos jamás notaron su presencia.

Ambos misiles impactaron sobre la banda de babor del buque inglés de 31.600 toneladas y 212 metros de eslora, explotando en su interior y provocando un incendio incontrolable que obligó a abandonar la embarcación.

Con su hundimiento, los enemigos perdieron 10 aeronaves (3 helicópteros Chinook, un Sea Lynx, otros 6 helicópteros), las cuales se emplearían para transportar tropas dentro de las islas, por lo que este ataque obligó a la Infantería inglesa a caminar hasta Puerto Argentino. También con el buque se hundió un lote completo de repuestos para aviones y helicópteros; todo el equipamiento para una brigada de 4.500 hombres (carpas, cocinas, material médico, etc.). Posiblemente llevaran, también, dos aviones Sea Harrier, hecho que nunca fue reconocido por Gran Bretaña.

Además transportaban tanques inflables de combustible, 6 camiones abastecedores, vehículos de combate, misiles y una pista de aterrizaje vertical que iba a ser montada en la Bahía San Carlos.

A las 18.10, luego de más de 4 horas en el aire, los “gavilanes de acero” se posaron sobre la pista. Ya la oscuridad se había cerrado sobre Río Grande. Esa misma noche, la BBC confirmó que el buque hundido era el portacontenedores “Atlantic Coveyor”. También que 10 minutos después, una escuadrilla de A4B de la Fuerza Aérea Argentina había hundido a la fragata HMS “Coventry” en la entrada a la Bahía San Carlos.

25/05/21

gacetamarinera.com.ar