All for Joomla All for Webmasters
17
Dom, Ene

El enigmático caza chino J-20 entra en su segunda década

China

Diez años después de su vuelo inaugural, el Chengdu J-20 sigue siendo el caza más enigmático del mundo.

El 11 de enero de 2011, el entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, se sentó con el ex-primer ministro chino Hu Jintao en Beijing para discutir las formas de mejorar los lazos de defensa entre ambas potencias. Horas antes, las imágenes del vuelo inaugural del caza furtivo Chengdu J-20 habían inundado Internet en China.

«Esto es lo más grande que puedes conseguir», le dijo un asistente a Gates, según las memorias del ex-secretario de defensa.

El equipo de Gates consideró suspender por completo la reunión de alto nivel. En cambio, este le preguntó a Hu directamente sobre los ensayos del J-20. Los civiles chinos presentes en la sala parecieron sorprendidos por la consulta. Al parecer, desconocían el hito.

Después de varios minutos de discusión en mandarín entre la delegación china, Hu finalmente le dijo a Gates que la la presentacion del nuevo y hasta ese entonces secreto caza furtivo de China había sido una «prueba científica previamente programada». Gates, por su parte, creía que el Ejército Popular de Liberación (EPL) le habría dado una explicación diferente.

De esta manera dramática, el J-20 entró en el escenario central del mundo de los cazas, donde ha permanecido durante la última década. Tanto los expertos como los aficionados en aviación estudian detenidamente cada foto que surge del icónico caza furtivo de doble cola, notando los números de fuselaje, los ajustes de diseño y, lo más importante, los diferentes motores que impulsan al J-20. Ningún otro caza ha obtenido la misma aura de misterio. En comparación, los éxitos y fracasos del

Lockheed Martin F-35 son un libro abierto.

El Chengdu J-20 puede transportar cuatro misiles aire-aire de largo alcance PL-15 en su bodega de armas principal, además de un par de PL-10 con infrarrojos en sus bodegas de armas laterales.
Fuente: Wikimedia Commons.

En aquellos primeros días del J-20, la información de inteligencia provenía de entusiastas de la aviación cerca del aeródromo de Chengdu donde se produce el caza. Con frecuencia, se publicaban videos y fotografías de los J-20 con su esquema negro mate en la Internet de China. Sin embargo, a lo largo de los años, el flujo constante de imágenes y videos de Chengdu ha disminuido. Esto se relaciona potencialmente con un entorno de seguridad más estricto en China en la era de Xi Jinping. Aún así, hay muchos avistamientos desde bases aéreas alrededor de China y en fotos satelitales. El J-20 también ha hecho algunas apariciones públicas.

La primera aparición ocurrió en noviembre de 2016, cuando un par de J-20 de la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular (PLAAF por sus siglas en inglés) realizaron un breve vuelo aéreo en la ceremonia de apertura del Airshow China en Zhuhai. Su aparición fugaz fue una gran sensación, pero en la gran exhibición de AVIC dentro del espectáculo, no se encontró una imagen o modelo del J-20. Cuando se les preguntó sobre el J-20, los funcionarios de AVIC, que nunca fueron propensos a compartir muchos detalles, fruncieron el ceño y miraron hacia otro lado incómodos.

Dos años más tarde, cuatro J-20 participaron en la exhibición de vuelo. Si bien la exhibición estuvo dirigida a destacar el gran tamaño del caza, hubo una falta notable de maniobras agresivas, como la caída de hoja y los bucles verticales cerrados. En los espectáculos aéreos, tales maniobras son rutinarias para el caza con el que, con razón o sin ella, se compara con mayor frecuencia al J-20: el Lockheed F-22 Raptor de la Fuerza Aérea de EE. UU.

Algunos expertos creen que los grandes canards del J-20 no son consistentes con una sección transversal de radar muy baja
El show de Zhuhai 2018 vio otra primicia con respecto a este caza furtivo, con AVIC distribuyendo un volante sobre el J-20 con esta breve descripción: “El J- 20 desarrollado independientemente por China es un caza furtivo pesado de cuarta generación (también conocido como quinta generación a nivel internacional), reconocido por su papel dominante en el combate aéreo de mediano y largo alcance y su excelente capacidad de ataque de precisión terrestre y marino «.

Pero aparte de la rara declaración en el periódico nacionalista Global Times de China , hay poco reconocimiento sobre el tipo.

Rod Lee, director de investigación del Instituto de Estudios Aeroespaciales de China, cree que hay tres conjuntos de misiones principales para el J-20. El primero es la destrucción de activos aéreos de alto valor.

“La combinación de un gran radio de combate con misiles aire-aire de largo alcance y la baja observabilidad debería permitir a los J-20 procesar aviones de alerta temprana y control (AWAC) y de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), así como a cisternas aéreos. Conceptualmente, la PLAAF habla de hacer retroceder a estos objetivos de alto valor como una parte importante para establecer la superioridad aérea. Esto está respaldado por fuentes semi-autorizadas en AVIC, que sugieren que el J-20 es una plataforma que puede ‘atravesar la red’ para abrirle paso a otros aviones «.

Los conjuntos de misiones suplementarias incluyen el lanzamiento de misiles antirradiación y municiones aire-tierra contra objetivos de superficie. La PLAAF cree que los aviones furtivos son esenciales para procesar nodos clave debido al elemento sorpresa. El último conjunto de misiones que Lee sugiere es destruir a otros cazas en enfrentamientos aire-aire.

“De hecho, a la PLAAF le gusta promocionar la maniobrabilidad y el rendimiento del combate aire-aire del J-20”, dice. “Dado esto, es casi seguro que la PLAAF utilizará el J-20 como un caza de superioridad aérea frente a otros cazas. Pero el EPLle resta importancia a la guerra de desgaste y, en cambio, aboga por un enfoque de «destrucción de sistemas». Derribar a cazas adversarios individuales (incluso en grandes cantidades) no es tan útil como derribar activos aéreos de alto valor y objetivos terrestres clave «.

Dicho esto, la flota de J-20 aún es pequeña. Andreas Rupprecht es un ávido observador de la aviación militar china y autor de Modern Chinese Warplanes , una guía autorizada del poder aéreo de China continental. Según Rupprecht, algunas estimaciones de la fuerza del J-20 sitúan el número total en 40-60 fuselajes, pero señala que solo se han confirmado 20 ejemplares en servicio.

Rupprecht destaca algunas de las frustraciones en el seguimiento del programa secreto J-20. Señala que muchos observadores creen que los prototipos y los ejemplares de producción inicial de baja tasa (LRIP) impulsados ​​por el motor Saturn AL-31FN de Rusia deberían llevar la designación simple de J-20, y los aviones posteriores propulsados ​​por el motor local WS-10C Taihang deberían designarse J -20A. En su opinión, la designación J-20B debería reservarse para los J-20 propulsados con el mas avanzado WS-15 Emei.

Rupprecht no está de acuerdo con esto, basando su opinión en las designaciones utilizadas para la familia J-10 de China. Él siente que los prototipos deberían ser designados como J-20, mientras que J-20A se refiere a ejemplares de LRIP impulsados ​​por el AL-31FN, y J-20B a los ejemplares impulsados ​​por el WS-10C. Si las designaciones de J-20 se mantienen fieles al protocolo utilizado con el J-10, él siente que los ejemplares impulsados ​​por el WS-15 deberían ser designados como J-20C.

Basado en fotos de J-20 recientes, cree que desde mediados de 2019 todos los ejemplares recien salidos de fábrica usan motores WS-10C, y que se está probando un avión con el motor WS-15. Él estima que el WS-15 tardará hasta el 2025 en alcanzar el servicio operativo, pero que el WS-10C es, no obstante, un gran avance en el sentido de que erosiona la dependencia china de los motores rusos: los dientes de sierra de los petalos de la tobera de escape distinguen al WS-10C del motor ruso. En cuanto al WS-15, las estimaciones sugieren que su empuje máximo será de 18,4 toneladas (180 kN), lo que podría permitir el «supercrucero» o la capacidad de volar a velocidad supersónica sin mantener el uso de posquemadores.

Se sabe aún menos sobre las otras tecnologías clave del J-20. Se da por sentado que el tipo tiene un radar de matriz de escaneado electrónicamente activo (AESA), pero las capacidades de su sistema de apertura distribuida (DAS) son una cuestión de especulación. La fusión de sensores del F-35 entre radar, DAS y otros sistemas ofrece una excelente conciencia de la situación y puede informar a plataformas externas a través de enlaces de datos. Aún así, incluso para los EE. UU., esta avanzada tecnología de combate resultó problemática, resaltada por el infame fenómeno de «sombras», por el cual un contacto detectado por múltiples F-35 aparecía como múltiples aviones. Si el programa F-35 demostró algo, fue que solucionar esos problemas mientras se aumenta la producción no es un asunto sencillo.

Sobre el tema del sigilo, el analista del Royal United Services Institute Justin Bronk clasifica el J-20 como un avión de baja observabilidad (LO), mientras que clasifica al F-35 y F-22 como de muy baja observabilidad (VLO).

“El J-20A presenta canards delanteros que no son ideales desde la perspectiva de VLO, y los lotes iniciales han sido impulsados ​​por motores rusos de la serie AL-31 sin boquillas dentadas LO”, escribió Bronk en un informe reciente. “Estos motores no solo dejan el diseño con poca potencia y probablemente no pueden hacer un supercrucero, sino que también aumentan la sección transversal radar cuando se ven desde atrás, por encima o por debajo”.

El grado de sigilo del J-20, sin embargo, es adecuado para una aeronave que opera cerca del espacio aéreo chino con una gran cantidad de desorden de fondo, como aeronaves que no son LO y un considerable «ruido» en todo el espectro electromagnético.

“La amenaza de los J-20 con misiles PL-15 de largo alcance que operan en el caos de fondo sería un gran dolor de cabeza para los planificadores estadounidenses que intentan proteger las órbitas críticas de los aviones cisternas e ISR dentro del alcance útil del área de operaciones”, escribe.

El J-20 tiene cuatro compartimentos para armas. Dos pequeñas bodegas a los lados de las tomas del motor pueden acomodar misiles aire-aire de corto alcance, a saber, el PL-10, que puede atacar objetivos fuera del ángulo visual del piloto. Las dos bodegas más grandes debajo del fuselaje han sido fotografiadas con un total de cuatro misiles aire-aire de largo alcance. Como afirma Bronk, el PL-15 guiado por radar activo es de particular preocupación, dado su alcance estimado de 134 nm (250 km). El J-20 también tiene cuatro puntos duros externos que pueden transportar municiones adicionales o tanques de combustible. Se especula en la web que el J-20 también puede tener un cañón interno.

Cuando se le pregunta acerca de las posibles debilidades del J-20, Lee identifica dos. Dado que las brigadas de aviación chinas brindan apoyo orgánico a sus aviones, cualquier J-20 que se despliegue en una base remota deberá viajar con sus propios elementos de apoyo.

“Dado que otros cazas de la PLAAF como el J-10 y el Shenyang J-11 son mucho más prolíficos, probablemente podrían salirse con la suya desplegando un destacamento en otro aeródromo con J-10 y sin necesidad de traer personal de mantenimiento. EN la actualidad, los J-20 no tienen ese lujo «.

Lee también señala que el propio EPL ha reconocido que sus oficiales, especialmente los de mayor edad, no son capaces de lidiar con la guerra moderna. Esto significa que es posible que los planificadores no puedan apreciar completamente las capacidades avanzadas que ofrece el J-20. Agrega que mientras Beijing está tratando de resolver esto a través de ejercicios más realistas, «una mala utilización eliminará cualquier ventaja que pueda tener el J-20».

El J-20 entra en su segunda década como un poderoso símbolo de las ambiciones militares de China. Si bien es el tipo de caza más visible de Beijing, también está sujeto a su obsesión por el secreto. No obstante, es probable que en la década de 2020 el Chengdu J-20 alcance la mayoría de edad, con el motor WS-15 mejorado además de otras capacidades. El mundo de la aviación seguirá siguiendo de cerca este programa.

Un video promocional de la PLAAF con el J-20.

Por Grulla -

06/01/21
Zona-militar.com